ejercicio físico y ansiedad

Menos Prozac y más pedaleo: ansiedad y deporte

El ejercicio físico es un gran tratamiento para la ansiedad. En la actualidad, los estudios al respecto son tan numerosos que incluso existen varios “estudios de estudios”, meta-análisis. Uno de estos realizado acerca de los beneficios de la bicicleta estática mostraba que, en efecto, la mayoría de los participantes experimentaban un aumento de energía a la vez que se sentían más relajados. Este estudio constataba también que los efectos positivos siguen siempre presentes al cabo de un año, siempre que la práctica haya sido constante y que la gran mayoría de los participantes hayan elegido por ellos mismos continuar con dicha práctica de manera regular.

También varios de los estudios sugieren que, cuanto menos desacondicionado se está, es decir cuanto menos se deja uno arrastrar a realizar comidas demasiado pesadas, moverse en coche “hasta para ir a la cama” o pasarse las horas viendo la televisión sentado, más rápidamente se sentirán los beneficios del ejercicio físico, aunque se practique a dosis muy pequeñas.

En la universidad de Miami el doctor LaPerriêre se ha dedicado a estudiar el efecto protector del ejercicio en situaciones de difíciles. Y para ello ha elegido uno de los momentos más terribles de la existencia, aquel en que le indican a alguien que es seropositivo del virus del sida. En la época en que se realizó este estudio, mucho antes de la triterapia, este diagnóstico equivalía a una sentencia de muerte. Cada cual se las tenía que arreglar psicológicamente como pudiera.

Lo que LaPerriêre constató es que los pacientes que llevaban practicando actividad física al menos cinco semanas antes de la fatal noticia parecían estar protegidos contra el miedo y la desesperación. Además su sistema inmunitario, que a veces se desploma en situaciones de estrés, resistía mejor ante tan terribles noticias.

Las células NK ( Natural Killer) son la primera línea de defensa del organismo tanto frente a las invasiones externas, como frente a la proliferación de células cancerígenas. Son muy sensibles a nuestras emociones. Cuanto mejor nos sentimos, mejor y con más energía realizan su tarea. Por el contrario, en períodos de estrés y depresión, tienden a desactivarse, o a cesar de multiplicarse. Precisamente eso fue lo que LaPerriêre descubrió en el caso de los pacientes que no practicaban ejercicio, su tasa de NK caía de manera brutal tras el anuncio del diagnóstico, al contrario que aquellos que practicaban alguna actividad de manera regular.

Hoy en día es bastante común automedicarse libremente sin tener en cuenta las posibles consecuencias y sin percatarnos de que si no se trata de una enfermedad grave lo único que hacemos es poner parches que no solucionan de manera eficaz el problema que podamos tener, simplemente paliaremos los síntomas que hayan aparecido.

Realizar ejercicio, comer sano, descansar y tratar de crecer como persona son los pilares sobre los que debemos sustentar nuestras vidas si lo que queremos es permanecer en un estado de salud óptimo. Nuestro sistema inmune se verá reforzado a medida que estos parámetros se mantengan elevados, ya que están íntimamente ligados. Por el contrario el exceso de comida estresa nuestro organismo, la falta de ejercicio favorece el rápido deterioro de nuestro cuerpo como sistema locomotor y como organismo vital en general.

No nos dejemos llevar por modas, por estética o por cualquier meta que no sea la de superarnos cada día un poco más a través del ejercicio y la alimentación. Que el objetivo sea sobrevivir a cada día de entrenamiento sin quedar superados por la rutina o por el entrenamiento que nos toca. Esta será la mejor manera de alimentar a nuestras células de energía real y de fuerza suficiente como para defendernos de posibles ataques externos a la vez que conseguiremos una mentalidad recia y capaz de mantener elevadas nuestras “asesinas naturales”, que como ya hemos visto, son la primera línea de ataque frente a posibles invasiones de virus y demás.

Si te ha gustado este artículo también puede interesarte:

” ¿Influyen los aspectos psicológicos en la prevención de lesiones deportivas?”

” Afrontamiento del estrés en el deporte”

Recuerda que nos puedes seguir en Facebook y Twitter. También puedes seguir al autor en su cuenta personal de Twitter.

Loading...

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Loading...

Pin It on Pinterest