Aprende Hapkido

Hapkido: sinónimo de salud física y mental

El Hapkido es un Arte Marcial coreano que tiene su raíz en las Artes Marciales tradicionales de Corea y en el Daito Ryu, una escuela japonesa. La historia sitúa al que parece ser el iniciador del Hapkido, Choi Yong Sul al servicio de Sogaku Takeda (cabeza visible de la Daito Ryu). Otros autores manifiestan que fue alumno suyo y no su criado, pero en definitiva lo que aquí acontece es que éste método recibió influencias del maestro Takeda de Japón.

Al regresar a Corea, el maestro Choi trajo consigo un arte marcial nueva llamada Daitu Ryu Aikijitsu, al que fue integrando las diferentes modalidades que ya existían en la península de Corea, como el Taekkyun y el Sirum.

Más tarde y gracias a la evolución a través de los alumnos, el original Daito Ryu Aikijitsu, que se conocía en Corea como Hapki Yu Kwan Sul, pasó a conocerse como Hapkido.

Este Arte Marcial posee una gran variedad de técnicas que pueden usarse en las distintas distancias de conflicto que podemos encontrarnos. Distancias largas con un amplio abanico de técnicas de pierna que pueden permitirnos mantener la distancia frente a un agresor. Distancia media en la que podremos utilizar un gran repertorio de golpes con la mano e incluso con la rodilla. También tenemos la distancia corta en la cual entra en juego la técnica de agarre. En ésta se contemplan proyecciones, luxaciones y golpeos. Por último nos encontramos con una distancia muy corta y peligrosa en una situación real que es aquella en la que tendremos que combatir en el suelo. Aquí nos respalda un elevado número de maneras de quitarnos al agresor de encima, establecer una guardia e incluso finalizarle mediante una estrangulación o luxación.

Como se puede observar el Hapkido es un sistema completo en cuanto a técnicas de defensa personal y combate se refiere, pero de ser sólo un sistema no podríamos estar hablando de un Arte Marcial, ya que éstas contemplan otra serie de parámetros que un simple sistema no podrá albergar jamás.

El honor, la honradez, la cortesía, la prudencia, la perseverancia, el autocontrol, el espíritu incansable o la humanidad son valores que se inculcan en un alumno desde el primer día que llega a la escuela. El objetivo no es deportivo, aunque se realice una actividad que mejore notablemente tanto nuestra salud como nuestra condición física.

El motivo de entrenar es sencillo, es la única manera de conseguir resultados. Una técnica hay que repetirla muchas veces hasta que conseguimos realizarla de forma automática. Realizar un gesto de forma automática no quiere decir que debido a la “inspiración marcial o el furor del dragón” nos salga una técnica sin querer, ni mucho menos. Para realizar cualquier técnica en la vida real tendremos que pensar en dicha técnica, lo que saldrá automático y fruto del entrenamiento será la forma correcta de realizarla, es decir que para dar un puñetazo habrá que pensar en dar un puñetazo, pero lo que nos saldrá automático será el cómo cerrar el puño, cómo girar nuestras pies, como colocar la cadera, etc.

El siguiente motivo de entrenar duramente y que diferencia en esencia a un Arte Marcial del resto de deportes de contacto es la búsqueda de la superación de uno mismo a través del esfuerzo y la dedicación. Una persona se comporta como una unidad entre cuerpo y mente y para fortalecer dicho vínculo hay que someter al cuerpo a una carga de entrenamiento que aparentemente no podamos soportar para demostrarle por medio de nuestra mente que sí podemos.

Esta actitud forja el carácter del Artista Marcial que con la misma determinación y perseverancia se enfrentará a cualquier problema de su vida diaria, ya sea levantarse de madrugada para ir a trabajar o superar cualquiera de los golpes que la vida pueda darnos.

Dicen que la técnica es superior a la fuerza, pero que la mente es superior a la técnica, así que entrenemos para fortalecerla y no tendremos que usar la fuerza para resolver los conflictos que puedan presentarse en nuestras vidas ya que el mejor guerrero no es violento porque se mantiene estoico emocionalmente.

La palabra Hapkido tiene un significado que puede hacernos entender el sentido de lo que estamos haciendo. La primera sílaba HAP significa armonía, la segunda KI hace referencia a la energía y por último la sílaba DO que quiere decir camino. Podría decirse que este Arte Marcial es el camino para armonizar la energía, cosa que nos da a entender que no sólo tratamos de dar patadas y puñetazos, sino que tratamos de encontrar un equilibrio, un camino y una forma de vida.

Existen tres conceptos lo caracterizan:

YU: Que significa agua y hace referencia a la capacidad de adaptación que posee dicho elemento. Existen múltiples técnicas que podemos utilizar, pero todo dependerá del adversario al que nos enfrentemos, de las características físicas del mismo, de nuestro estado, de las circunstancias en que nos veamos… con esto quiero decir que es el entrenamiento lo que hará que podamos reaccionar de forma victoriosa ante cualquier situación, ya que tendremos la capacidad de adaptarnos.

WON: Este concepto hace referencia al movimiento circular. Aquí está la esencia de la famosa frase “aprovechar la fuerza del otro”. El saber movernos puede hacer que hagamos que la fuerza del adversario trabaje a nuestro favor, pero eso no quiere decir que no sea necesaria utilizar nuestra fuerza, al contrario, debemos utilizar toda nuestra fuerza, pero con precisión y sentido.

HWA: El concepto de armonía. Es una forma de describir el equilibrio que tiene que darse entre fuerza, técnica y mentalidad. Una unión que hará que seamos capaces de sincronizarnos con el adversario para poder vencerle.

El Hapkido es un método por el cual podremos defendernos de una agresión y mejorar nuestra forma física, pero sobre todo, es una forma de vida. La superación de uno mismo es su objetivo prioritario y no el hecho de aprender a dar golpes o ganar a otros en combate, ya que nuestro peor enemigo somos nosotros mismos.

Ya sabeis que desde Uworkfit nos gusta rodearnos de expertos en la materia y hemos tenido el placer de que el instructor de Hapkido y monitor de Taekwondo, Oscar Sánchez García, que imparte sus clases en la Facultad de Derecho de la Universidad Complutense de Madrid y en la localidad madrileña de Navalcarnero, nos responda a usa serie de preguntas para despejar aquellas dudas que puedas tener. Aquí os dejamos la entrevista:

Uworkfit: ¿Cuándo empezó su carrera en el Hapkido?

Oscar Sánchez: Mi primer contacto fue hace más de 10 años, con la escuela Yang Hum Kwan.

Uworkfit: ¿Qué ha significado éste Arte Marcial en su vida?

Oscar Sánchez: Un cambio en el concepto de entrenamiento. Hasta entonces había practicado Taekwondo y el entrenamiento está muy orientado a la especialización en los golpeos de pierna. En el Hapkido, al tratarse de un concepto más amplio, el entrenamiento trata muchos más aspectos y se convierte en una actividad mucho más variada.

Uworkfit: ¿A qué corriente pertenece?

Oscar Sánchez: Kong In Hapkido, estilo reconocido y amparado por la Korean Kidohae (http://www.kidohae.or.kr/).

Uworkfit: ¿Qué método de enseñanza utiliza?

Oscar Sánchez: Trato de buscar una optimización constante del entrenamiento, estudiando nuevas corrientes y métodos. Entre ellos, me fijo e implanto muchos ejercicios de Dinamic Warmup. En el tema docente, me baso en un sistema tradicional de trabajo, en el que todo se basa en la comprensión del ejercicio, práctica y repetición. Además, es igualmente importante el conocimiento de la nomenclatura de las técnicas, y esta se da en coreano. Para que el aprendizaje sea más rápido para el alumno, se repite y se hace que sea repetido por el propio alumno en todas las clases, terminando por ser una rutina del entrenamiento.

 

Oscar Sánchez García impartiendo Hapkido en la UCM

Uworkfit: ¿Practica el combate?

Oscar Sánchez: El combate es una herramienta didáctica muy útil y, por lo tanto, la voy incluyendo progresivamente en el entrenamiento, de forma que el alumno comprenda su utilidad y trabaje en consecuencia, y no en una respuesta violenta sin sentido.

El combate, como tal, para muchos alumnos resulta un acantilado al que no se quieren acercar, ni mucho menos saltar y es importante saber guiarlos en ese camino de descubrimiento. No hay que olvidar que la base marcial del Hapkido está en la Defensa Personal, por lo que si olvidamos el combate como herramienta estamos desvirtuando el concepto de lo que practicamos.

Uworkfit: ¿Qué beneficios aporta a la salud?

Oscar Sánchez: Partiendo de la base de que se trata de una actividad deportiva, los beneficios físicos son de esperar. En nuestros entrenamientos entiendo que, una de las razones para inscribirse en una actividad deportiva, es practicar deporte, por lo que una parte del entrenamiento está muy orientada a la adaptación física del individuo trabajando las cualidades del alumno (agilidad, resistencia, fuerza, flexibilidad…).

Una situación que me he encontrado en varias ocasiones, es que el nuevo alumno cuando viene a probar, me comenta que piensa alternar nuestros entrenamientos con trabajo de gimnasio (u otra actividad) para ponerse en forma. Al poco de comenzar a entrenar con nosotros deciden no combinar la actividad con otra y, finalmente, confiesan su asombro por su mejora física sin necesidad de complementar nuestras sesiones.

Uworkfit: ¿El Hapkido influye en la vida de sus alumnos de forma positiva?

Oscar Sánchez: Entiendo que sí, ya que de no ser así, supongo que no tendría alumnos [risas]. Siguiendo con el punto anterior, están los beneficios de índole personal (internos). Estos, comienzan con mejoras simples, como la coordinación, y la superación de miedos. A medida que vamos avanzando en los entrenamientos se fortalece la autoestima de los alumnos al ir superando pequeños retos, y esto se termina reflejando en su vida cotidiana.

No hay que olvidar que el momento de entrenamiento nos aporta tiempo de desconexión con nuestras preocupaciones diarias, con lo que esto tiene un impacto claro en la rebaja del estrés diario y la mejora del estado de ánimo de la persona.

Uworkfit: ¿Cuántas horas entrena a la semana?

Oscar Sánchez: Normalmente oferto un mínimo de 3 horas y  hasta 5 horas de entrenamiento semanal.

Uworkfit: ¿Es una actividad para todas las edades?

Oscar Sánchez: En esencia, es una actividad que, por su idiosincrasia, permite que se practique hasta una edad realmente avanzada en comparación con otras actividades. Si el instructor es capaz de adaptarse al alumnado, puede ser una actividad que te acompañe desde la infancia durante la mayor parte de tu vida.

 

Oscar Sánchez Garcia impartiendo sus clases en la UCM 2

 

Uworkfit: ¿Existen diferencias a la hora de enseñar a hombres o a mujeres?

Oscar Sánchez: La verdad es que me gusta entender que no hay diferencias, pero realmente, siendo sinceros siempre habrá diferencias. Al igual que entre los hombres o entre las mujeres, cada individuo es único. Centrándonos en la pregunta en concreto, hay que tener en cuenta que existen diferencias anatómicas y hormonales. Esto es biología pura, pero al final es algo que hay que tener en cuenta durante el entrenamiento.

El desarrollo hormonal nos lleva a unas diferencias claras, los chicos (por lo general) terminan teniendo una estructura óseo-muscular más desarrollada y su competitividad física (tendencia a la lucha) suele ser más clara que las chicas, mientras que estas suelen tender a ser más competitivas, en un sentido en que pueden no saber encajar el concepto de derrota. Esto hay que saber canalizarlo durante las sesiones.

También tenemos los factores sociales, que en muchas ocasiones son la gran barrera que diferencia chicos y chicas. Es común encontrarnos con chicas con claros valores de diferenciación ya arraigados, y es trabajo del instructor mostrar el camino adecuado para ir superando esa barrera y mantener la mayor igualdad posible en la sesión.

La mayor frontera que se encuentran los alumnos es la tolerancia al dolor. Hemos de tener en cuenta que en el entrenamiento es importante conocer lo que se practica y sentir las técnicas implica que conozcamos nuestro umbral del dolor. En estos casos, se nota claramente que al comenzar su andadura en la actividad los chicos por convención social tratan de aguantar más el dolor y las chicas suelen hacer lo contrario, tratando de evitarlo, cuando la asistencia a las sesiones se hace más regular, se nota un cambio en los papeles  mostrando un mayor aguante las chicas.

Uworkfit: ¿Cuál es el motivo por el que la gente se suele apuntar?

Oscar Sánchez: Los motivos pueden ser muy variados, aunque normalmente el más común está en aprender defensa personal poniéndose en forma. Sobretodo a día de hoy que la situación social no invita a la tranquilidad.

Uworkfit:  ¿Qué aspectos psicológicos son más frecuentes en sus alumnos?

Oscar Sánchez: Una actitud positiva, un alto grado de motivación y el entusiasmo que muestran de cara a los entrenamientos crean las mejores condiciones apropiadas para el desarrollo de la actividad y para la integración de nuevos compañeros.

Uworkfit: ¿Qué valores están presentes en su escuela?

Oscar Sánchez: Uno que más veo , y trato de fomentar, es el de pertenencia al grupo: el compañerismo. Por las características de este arte marcial, es necesario tener fuertes lazos de unión entre compañeros y esto se nota dentro y fuera del tatami.

Uworkfit: ¿En qué consiste una de sus clases?

Oscar Sánchez: Una clase estándar, se basa en 2 fases, la primera es la de entrenamiento físico y la segunda el entrenamiento técnico, en el que ya se ve realmente el trabajo marcial y de desarrollo puramente de Hapkido. A veces, cuando alguien quiere observar una sesión, suelen venir al comienzo del horario y no pretenden estar toda la sesión, cuando lo que quieren ver y valorar está en la 2ª mitad de la sesión, y seguramente se lleven una impresión equivocada de la actividad si no llegan a estar observando la sesión completa (01:30h).

 

Alumnos Oscar Sánchez UCM

Uworkfit: ¿A qué le da más importancia, a las luxaciones, al golpeo, a la proyección, al suelo…?

Oscar Sánchez: Todo tiene su importancia, en un arte marcial tan variado, desestimar la importancia de algún aspecto, no hace más que desvirtuarlo. Aun así, mi mayor enfoque trato que sea en las caídas/proyecciones, ya que las considero la base del entrenamiento sobre la que se va a cimentar el resto. Es por ello, que desde el comienzo, se trata de que los alumnos pierdan el miedo a llegar al suelo, comenzando con un trabajo simple y aumentando el ejercicio hasta superar los miedos y saber realizar la técnica adecuadamente para no lesionarse. Entiendo que si durante el trabajo con compañeros se puede tener la confianza en que el compañero sabe y es capaz de caer adecuadamente, el trabajo técnico es mucho mejor y evita muchos accidentes innecesarios.

Esperamos que el artículo y la entrevista hayan despejado las dudas sobre éste magnífico Arte Marcial que, desde Uworkfit, os invitamos a practicar.

Queremos agradecer a Osacar Sánchez García su profesionalidad y su buena disposición a la hora de responder nuestras preguntas para la elaboración del artículo. Ha sido un placer trabajar con él.

Si te ha gustado éste artículo te recomendamos que leas estos otros relacionados con las Artes Marciales:

“Combate: ¿Medio o fin?”

“En honor a mis maestros de Artes Marciales”: Que incluye un impresionante vídeo.

“Las artes marciales y salud”

Si quieres conocer más sobre las clases que Oscar Sánchez García imparte de Hapkido te recomendamos que vistes los siguientes enlaces, donde encontrarás más información sobre Hapkido y interesantes datos:

Web de Oscar Sánchez: www.oscardsanchez.es

Canal de Youtube: Donde encontrarás videos realizados por Oscar Sánchez. Youtube.

Clases en la  Universidad Complutense de Madrid: podrás encontrar fotos, información y horarios en las siguientes redes sociales:

Clases Navalcarnero:

Recuerda que pueder seguirnos en Facebook para estar conectado con nuestros artículos en: Facebook Uworkfit.

 

 

Loading...

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Loading...

Pin It on Pinterest