Visión delantera artes marciales

En honor a mis maestros de Artes Marciales

Cuando era más joven sufrí una agresión por parte de un grupo de pandilleros. No pude hacer nada y se creó en mí una sensación de impotencia que me marcó durante un tiempo. Gracias a mi padre, asistí a un curso de Defensa Personal que realizaban los Cuerpos de Seguridad en Valencia y allí empecé a interesarme por esta disciplina.

Más tarde y otra vez gracias a mi padre, asistí a un curso en el Consejo Superior de Deportes donde por casualidad me tocó trabajar con mi actual Maestro y me enseñó otra forma de entender la Defensa Personal a través del arte marcial que él practicaba, el Hapkido.

Al pasar los años, coincidí en varias ocasiones con otro gran Maestro de Hapkido en un polideportivo en el que se realizaban cursos de la Federación Madrileña de Taekwondo. Su estilo y su manera de entrenar siempre me llamaron la atención y  mi Maestro  me recomendó hablar con él.

Hoy en día me siento  afortunado de ser alumno de ellos dos porque ya no sólo hago Defensa Personal, hago Artes Marciales y a través de sus enseñanzas estoy en el camino de ser no sólo mejor luchador sino, sobre todo, mejor persona.

Es duro, pero merece la pena.

Este vídeo es una pequeña muestra de lo que hago.

Loading...

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Loading...

Pin It on Pinterest