Rendimiento y estress

Afrontamiento del estrés en el deporte

La práctica de deporte suele llevar asociada una motivación al éxito. Si dicha motivación se convierte en el único objetivo y, además, las cargas de entrenamiento aumentan de tal forma que sobrepasan las capacidades del/de la deportista, pueden desencadenarse consecuencias desfavorables. Siendo tal el resultado, el rendimiento puede verse afectado negativamente por el estrés sufrido.

A medida que el estrés aumenta, se recomienda que las habilidades de recuperación se incrementen también. Cuando dichos recursos son inferiores a las demandas del ambiente se inicia un círculo vicioso, rompiéndose el equilibrio y favoreciéndose que los niveles de estrés se incrementen.

 La fatiga y el incremento del estrés, junto con posibilidades de recuperación reducidas, pueden dar lugar a un estrés crónico que se ha relacionado con el fracaso en el logro de los objetivos inicialmente planteados, con la alteración del estado de ánimo así como con la posible aparición de alteraciones en el funcionamiento psicológico y de burnout psicológico.

Las alteraciones que pueden aparecer en el funcionamiento psicológico son: una reducción en la concentración, una toma de decisiones ineficaz, una disminución de la autoestima, una reducción de la capacidad de atención y un aumento de la ansiedad-estado.

A largo plazo, las consecuencias que pueden aparecer son una menor satisfacción en el deporte, una ejecución empobrecida y, a menudo, un abandono de la práctica deportiva.

Siendo así, y considerando las consecuencias negativas del estrés, el/la deportista puede utilizar estrategias de afrontamiento que favorezcan el autocontrol y una mayor autoeficacia, reduciéndose consecuentemente los niveles iniciales de estrés en el entorno competitivo. Las estrategias de afrontamiento pueden controlar y/o neutralizar las situaciones evaluadas como aversivas y estresantes, excedentes de los recursos de la persona.

Las estrategias de afrontamiento utilizadas en el ámbito deportivo se han basado en el control de las emociones y en la optimización de las capacidades cognitivas, como la organización de la recuperación de información, la planificación y la ejecución de las acciones apropiadas. Algunas estrategias de afrontamiento útiles para deportistas pueden ser:

  • Utilizar cogniciones (o pensamientos) que reduzcan la frecuencia de auto-reflexiones, por lo menos en las situaciones que requieran una rápida respuesta física. Además, pueden bloquearse los mensajes amenazantes o desagradables e incrementarse aquellos que favorezcan una óptima ejecución.
  • Utilizar auto-mensajes sobre el alcance del éxito deseado y convencerse de que no existen motivos para preocuparse.
  • Atribuir el fracaso a una falta de esfuerzo que anime a aumentarlo en el futuro y que permita creer al/a la deportista que su capacidad y habilidades son suficientes para alcanzar los objetivos planteados.
  • Representarse mentalmente antes de la competición, lo que suele llamarse imaginería mental.
  • Practicar técnicas de relajación, como la relajación muscular progresiva de Jacobson.

Como mujeres y hombres que practican deporte debemos intentar recordar que el estrés puede ser un gran enemigo. Siendo así podremos utilizar estrategias de afrontamiento que reduzcan los niveles de estrés obteniendo los beneficios que el deporte nos ofrece.

 

Bibliografía:

  • Márquez, S. (2005). Estrategias de afrontamiento del estrés en el ámbito deportivo: fundamentos teóricos e instrumentos de evaluación. International Journal of Clinical  and Health Psychology, 6 (2), 359-378.
  • Molinero, O., Salguero, A. y Márquez, S. (2012). Estrés-recuperación en deportistas y su relación con los estados de ánimo y las estrategias de afrontamiento. Revista de Psicología del Deporte, 21 (1), 163-170.

 

 

Marta Ortega Otero, Psicóloga, col. M-25476

 

Loading...

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Loading...

Pin It on Pinterest