Machín

La mercantilización del deporte

Hoy vengo un poco guerrero y os aviso de ello antes de comenzar. De un tiempo a esta parte, me estoy dando cuenta que cada vez más el fitness se está convirtiendo en un negocio dónde prima el dinero sobre el bienestar de la persona.

Hace ya unos cuántos meses escribí un artículo que se titulaba “La suplementación deportiva: un negocio multimillonario”, por el que recibí bastantes críticas, pero también bastantes e-mail de agradecimiento de mucha gente. Cómo ya escribí en su momento “suplementarte es una decisión tuya, pero debes de saber qué estás ingiriendo”.

La mercantilización del deporte

Hoy quiero abordar un asunto que personalmente me preocupa: la mercantilización del deporte. Por mercantilización del deporte me refiero a todas las marcas y patentes que están haciendo del fitness su negocio y que procuran la exclusividad de sus “revolucionarios” sistemas de entrenamiento. En mi opinión una patochada, pero que está calando demasiado en la gente.

Digo que me preocupa, porque empiezo a ver cómo estas empresas están tomando el mando del deporte y eso no me gusta. Como ya sabéis, además de mi gusto por el fitness, mi oficio (El que me dá de comer) es el Derecho, soy abogado. Pues en mi experiencia profesional comienzo a ver cómo las grandes marcas están desarrollando grandes acciones legales contra pequeños y medianos gimnasios que realizan actividades “parecidas” a las suyas. Comienzan a prosperar demandas contra estos pequeños gimnasios que realizan actividades, repito, “parecidas”.

En concreto os voy a dar un ejemplo que me ha dejado estupefacto. Una gran multinacional del baile-fitness líder del sector, ha demando a un pequeño gimnasio por el uso de “maracas” en una clase de “baile-fitness”. Vamos a ver…¿Estámos locos?, ¿Ésta gran multinacional ha pagado a los familiares de Antonio Machín por la exclusividad del uso de la maraca?

Con esto no me opongo ni niego que ciertas marcas han desarrollado una tecnología impresionante que nos facilita el día a día a los que nos dedicamos al fitness y al deporte, pero patentar gestos, movimientos o rutinas me parece forzar la máquina.

A mí personalmente, nadie me va a prohibir dar patadas y puñetazos al aire mientras escucho música porque una gran multinacional diga que eso son rutinas patentadas por ellos. No creo que nadie pueda, tampoco, asegurar que ha inventado pedalear escuchando música…

Os invito desde aquí a que observéis de manera crítica todas estas cosas y reflexionéis sobre el tema. Al deporte no le importa absolutamente nada si tus zapatillas son las mejores, si tu camiseta tiene tecnología própia de la NASA o si la actividad que realizas en “exclusiva” de una marca. El deporte es deporte, nos iguala a todos y solo tu esfuerzo personal te hace mejorar, que no te engañen.

Recuerda que puedes seguirnos en Facebook y Twitter

Si te ha gustado éste artículo tal vez te interese:

“StreetWorkout: la democrtización del fitness”

Loading...

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Loading...

Pin It on Pinterest