estafadores-modernos

Crisis: ¿Oportunidad o Estafa?

Vivimos un momento de crisis en el que conseguir un trabajo puede ser algo realmente difícil, incluso para la gente con preparación. La gran cantidad de personas que tratan de ganarse la vida de forma digna chocan con la poca oferta laboral que existe y esto es dramático.

Esta situación ha suscitado que grandes empresas, en el caso al que me voy a referir una empresa deportiva de consolidada trayectoria, reputación y de ámbito nacional, cree una oferta irreal que se aprovecha de dicha necesidad de conseguir un trabajo por parte de la gente.

La oferta consiste en que para trabajar con ellos tienes primero que realizar un curso de formación por valor de 2050 euros, si, han leído bien, pero tranquilos porque en su infinita generosidad el valor del curso de formación se queda sólo en 50 euros y los 2000 restantes los podremos pagar en forma de horas prácticas…

La conclusión es que tienes que pagar para poder trabajar y eso si consigues el contrato que te prometen al principio, porque el realizar las 200 horas, pagar los 50 euros e invertir tu tiempo en ir hasta la zona del “curso de formación” no te aseguran que luego puedas conseguir un puesto. Como colofón de esta estafa mayúscula decir que esta empresa tiene por política no hacer contratos de más de 15 horas semanales por las que podrás ganar unos 300 euros…

En definitiva, pagas, inviertes tu tiempo en trabajar para ellos gratis mientras supuestamente “te formas” y si todo va bien puedes optar por conseguir un puesto de trabajo de 15 horas a la semana…

He querido hacer un artículo refiriéndome a esto porque considero que es una forma ruin de engañar, estafar y a fin de cuentas abusar de la gente que realmente necesita trabajar.

Personalmente, soy licenciado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte además de fisioterapeuta y aún así necesitaba formarme durante 200 horas en una sala de gimnasio. Estos payasos, por llamarles de alguna manera, no tienen vergüenza. Igual la formación deberían recibirla ellos, sobre todo en honestidad y honradez.

No estoy diciendo que un contrato de 15 horas a la semana sea algo indigno, sólo digo que si el fruto de pagar por una formación de dudosa calidad, realizar una actividad laboral gratis durante 200 horas y gastarse el dinero en combustible o trasporte público para ir al lugar de la actividad dan como resultado un posible y digo posible porque es poco probable, un puesto de 15 horas… si que creo que habría que tener dignidad como para decirles que no y que el tiempo les fuera poniendo en su lugar ya que legalmente se blindan contra posibles denuncias. De hecho no quieras dejar el curso antes de culminar las horas de “prácticas” porque podrían exigirte los 2000 euros…

Ellos te venden el producto como algo fantástico y te incentivan diciendo que “claro, que van a abrir dos centros más en pleno centro de Madrid”, cómo no, “si el personal es gratis”. El otro aliciente es que hay muchísimas probabilidades de que te cojan en sus centros porque hay mucho movimiento de gente…desde luego que hay movimiento porque si cada pobre diablo que cogen trabaja 200 horas gratis y cogen a bastante gente que lo más probable es que no entre a trabajar con un contrato y cobrando, cómo no va a haber movimiento.

Este tipo de abusos nacen fruto de la crisis pero no debemos dejarnos atrapar ya que la necesidad de encontrar un trabajo no debe cegarnos a la hora de ser timados, porque esto amigos, es un timo en toda regla. Los momentos difíciles son aquellos en los que tenemos que agudizar el ingenio para poder encontrar la oportunidad de trabajar. Si nos quedamos quietos sin hacer nada no va a venir del cielo dicha posibilidad, hay que buscar, moverse y en caso de no encontrar de ninguna manera es un gran momento para formarse.

Hoy en día existe una enrome variedad de cursos de formación de reconocida valía que pueden hacernos destacar y diferenciarnos de la inmensa mayoría, pero quedarnos sentados viéndolas venir puede hacer que caigamos en un estado de desesperación que haga que seamos víctimas fáciles de abusos del tipo que antes mencionaba.

En la entrevista que hice con esta “joya” de empresa había otro chico conmigo. Tenía 20 años y estudiaba TAFAD y cuando le pregunté qué le gustaría hacer me dijo que lo que fuera, trabajar fin de semana, entre semana, las horas que hicieran falta… claramente sentía la necesidad de ganar dinero y al presentarle el contrato sólo vio la posibilidad de cumplir su objetivo. Quizá el tener más edad o el hecho de ser demasiado prudente me hicieron recular y después de hablar con la Inspección de Trabajo y con uno de los principales sindicatos en su federación de gimnasios y confirmar que con mi titulación podría impartir la formación yo mismo o que lo normal fuera que te formaran una vez contratado y a costa de la empresa, me reafirme en el olor a podrido que sentí en la oficina de esta empresa.

No nos dejemos engañar por mucha necesidad que tengamos de trabajar. Sigamos formándonos y buscando, ya que al final seguro que algo podremos conseguir que dé más o menos dinero pero sobre todo que no nos lo robe una panda de tiburones que sólo pretenden sangrarnos a costa de nuestras ganas de entrar en el mundo laboral.

Loading...

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Loading...

Pin It on Pinterest