de que se habla en los gimnasios

¿De qué se habla en los gimnasios?

Cuando estamos en una sala de musculación y continuamos durante mucho tiempo entrenando en dicha sala, empezamos a entablar conversaciones con personas y gente que, de no ser por acudir a entrenar en este lugar, no hablaríamos en la vida. A lo largo de mi vida profesional en salas de musculación me he dado cuenta de que la gente tiende a observar comportamientos y hábitos propios de otras personas y en la mayoría de las ocasiones los copia. Esto no es que esté mal o bien, simplemente es algo que nos indica que el ser humano es un ser social y que tiene muy desarrollada la capacidad de imitación.

Así pues, hoy vamos a comentar un poco lo que se habla en las salas de musculación y desglosaremos un poco si aquellos comentarios que escuchamos son reales, inventados o simplemente son ilógicos.

Vamos a comenzar hablando de los temas más comunes entre los chicos jóvenes que se reúnen para entrenar. Evidentemente, nosotros hoy vamos a dejar a parte temas como: lo que se ha hecho en el fin de semana, fútbol, baloncesto, carreras de motos,… y nos vamos a centrar en los contenidos que nos interesan a todos, que son los puramente deportivos relacionados con la actividad física.

La mayoría de los chicos jóvenes que van a una sala de musculación y hablan de temas relacionados con esta actividad, suelen tratar temas como rutinas de entrenamiento, alimentación, suplementos…

Desde mi experiencia lo que veo que más interesa a los jóvenes son las rutinas de entrenamiento. Siempre hablan de que están haciendo ejercicios de culturistas profesionales o que han copiado rutinas de entrenamiento de personas famosas. En cuanto a este punto, me gustaría deciros a todos que no os llevéis a error. Copiar estas cosas siempre está bien para que exista algo que nos ayude a seguir con la motivación suficiente para ir ilusionados a entrenar y con ganas de triunfar, pero la realidad es que como ya hemos comentado en reseñas anteriores, copiar rutinas no es lo mejor. Estas personas a las que les copiamos las rutinas son gente que lleva muchísimos años entrenando y conoce perfectamente como es su cuerpo y como se comporta cuando lo sometes a un estímulo. Estos estímulos no tienen porque ser iguales en nosotros dado que cada persona es un mundo completamente diferente. Por lo tanto, lo mejor es que nosotros mismos nos encarguemos de encontrar aquellos ejercicios que nos ayudan a potenciarnos y mejorar.

Otro tema que tratan mucho los varones jóvenes, es el tema de la separación en grupos musculares. Evidentemente, este es un sistema de entrenamiento muy válido y donde he de reconocer que en mi experiencia entrenando, he conseguido muy buenos resultados, al igual que he podido ver muy buenos resultados en otras personas. No obstante, no hay que olvidar que existen otras maneras de entrenar que nos van a permitir mejorar nuestro rendimiento que ya comentaremos en futuras reseñas.

Este método de separación en grupos musculares o más conocido como ”método culturista” tiene varios  inconveniente. Las personas creen que estimular su cuerpo haciendo siempre los mismos ejercicios a las mismas repeticiones están equivocadas. Lo que tienen que hacer es ajustarse al principio de variación de la carga, que consistente en ofrecer al cuerpo diferentes estímulos para mejorar nuestro rendimiento.

Podemos decir que el método culturista se basa en realizar separaciones en grupos musculares. Mucha gente me pregunta que qué o que cuál es la mejor manera de realizar este método y yo siempre les respondo lo mismo: depende del objetivo que tengas. Las personas tienen dudas sobre si lo más apropiado es realizar pecho-biceps, dorsal-espalda, pierna-hombro o en su defecto pecho-triceps, dorsal-biceps y pierna-hombro. Vamos por partes:

Yo siempre recomiendo que se escoja un grupo muscular grande y le añadamos uno pequeño, de esta manera nos quedarán tres días de entrenamiento: PECHO, DORSAL y PIERNA.

Hay que tener en cuenta que con el trabajo de estos tres grupos musculares, estaremos trabajando prácticamente la totalidad de los músculos de nuestro cuerpo, no obstante, si se quiere realizar un mayor entrenamiento de grupos pequeños la unión de estos grupos grandes con pequeños podría ser muy diferente.

Si unimos pectoral con biceps, tenemos que saber que el músculo principal utiliza como agonista el triceps, por lo que si después hacemos biceps el trabajo de este será antagonista.

Si unimos pectoral con triceps, el triceps trabajará muchísimo, dado que en todo momento estará realizando tanto de forma accesoria como principal ejercicio.

Con el dorsal pasa un poco parecido como con el pectoral;

Dorsal con biceps, el trabajo de biceps será tanto accesorio como principal, consumiendo muchísima energía.

Dorsal con triceps, el trabajo del triceps será el de un músculo accesorio antagnonista.

Mi recomendación personal es que probéis una y otra manera y al final os quedéis con la que observéis que mejor os viene. O simplemente que vayáis cambiando para seguir el principio de variación.

Otro problema que surge mucho en las conversaciones en los centros deportivos tiene que ver con el número de ejercicios y de repeticiones que hay que desarrollar con el trabajo de musculación. En mi vida he visto a muchas personas entrenar y os puedo garantizar que por hacer muchísimas series de entrenamiento no va a mejorar muchísimo nuestro rendimiento. Es más, probablemente alcancemos una fatiga muscular mucho más rápido y eso nos pueda desencadenar lesiones. A donde quiero llegar, es que no por hacer más, vamos a conseguir más. Existen estudios que certifican que con el trabajo de musculación realizar entre 10-12 series de grupos grandes (Divididos en los ejercicios que queramos) y 6-8 de grupos pequeños es más que suficiente para alcanzar nuestro mejor rendimiento. ¡Si se trabajan este número de series de forma adecuada y correcta mejoraremos nuestro rendimiento!

Otro tema que me resulta particularmente interesante es el del tiempo de entrenamiento. Sin pararnos a hablar de personas que se dediquen al alto rendimiento o sean profesionales de algún deporte que su tiempo de dedicación al ejercicio será mayor, nosotros tememos que tener en cuenta que el tiempo óptimo de entrenamiento en una sala de musculación será de entre 45 minutos a 1 hora 30 minutos. Todo lo que esté por debajo de esta media de 45 minutos probablemente será insuficiente y todo lo que sea por encima de 1 hora y 30 minutos será excesivo.

Con este párrafo no quiero decir que esté mal dedicarse mucho más tiempo o mucho menos a la actividad o que entrenar 35 minutos de musculación no sea beneficioso para nuestro organismo. Todo lo contrario, hacer deporte o actividad física siempre será bueno para nuestro organismo sea cual sea su duración, simplemente me limito a decir que es poco productivo estar más tiempo del mencionado anteriormente. Hacer un buen calentamiento, un trabajo de musculación con descanso no superiores a 2 minutos, las repeticiones y series mentadas anteriormente y una vuelta a la calma consistente en estiramientos no nos tendría que suponer más allá de unos 60-90 minutos.

Por último y para acabar esta reseña, me gustaría comentar algo muy típico y que es muy comentado en el sector femenino. Todas las mujeres creen que el trabajo con pesos las llevará a ponerse en unos tamaños de musculación desproporcionado pareciendo culturistas profesionales, ¡Nada más lejos de la realidad!. Siempre que alguna mujer me ha dicho que no quiere trabajar su musculatura la he preguntado ¿por qué?. La verdad es que es muy difícil convencer a una mujer de que el trabajo de tonificación es bueno. Dentro del mundo de la musculación existen muchas y muy variadas formas de entrenar. La punta del iceberg son aquellos cuerpos escandalosos en donde la musculatura sobresale y se observan brazos enormes. No obstante, existen un mundo mucho más amplio con ejercicios y trabajo de musculación que nos pueden permitir tonificar nuestros músculos y conseguir resultados óptimos sin que aumente nuestro volumen muscular.

Para finalizar la sección femenina, me gustaría decir a las mujeres que no se centren únicamente en entrenar el tren inferior. El ejemplo que se me ocurre ahora es hablaros de un todo y ese todo es indivisible. Es decir, para que una persona pueda andar, hace falta que tenga dos piernas, para que se pueda jugar un partido de fútbol hacen falta jugadores, porterías y una pelota. Convenceros de que el trabajo de tonificación del tren interior estará vacío si además no trabajamos nuestro tren superior.

En conclusión, siempre que habléis entre los amigos y compañeros del gimnasio sobre temas de musculación tendréis que plantearos que parte de beneficioso tendrá cada cosa y si es algo que será positivo para mi entrenamiento. Que entrenar mucho no es sinónimo de mejorar mucho y que el tiempo óptimo de trabajo en una sala de musculación no es estar 5 horas. Que hacer 100 series cada vez que vamos a entrenar nos puede llevar a lesionarnos y que más vale ser constante, persistente, disciplinado, metódico y duradero en el tiempo en el trabajo con cargas. Es decir, más vale ir muchas veces a entrenar poco tiempo, que entrenar mucho un día y no volver a entrenar.

También tendréis que tener en cuenta que un mal trabajo con cargas nos podrá llevar a lesiones muy molestas e incómodas y poco beneficiosas para nuestra salud, por eso deberemos de cuidar nuestro cuerpo y salud realizando correctamente el trabajo con cargas.

Que las mujeres deberán de saber que el entrenamiento de musculación es ampliamente beneficioso para tonificar su cuerpo y conseguir la figura que desean y no se basen en mitos y habladurías que llevan a las personas a pensar que entrenar en gimnasio es igual a aumentar mucho su volumen.

“No todo es el peso: entrena con inteligencia”

“Musculación para principiantes”

Recuerda que puedes seguirnos en Facebook y Twitter

Loading...

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Loading...

Pin It on Pinterest