ines ciclo

Ciclo Indoor: “…Y por eso decidí ser profesora”

El artículo de hoy es algo diferente a lo que habéis leído hasta ahora en Uworkfit. Lo clasificamos, total y honestamente,  como personal. Como sabéis por mi biografía, que se adjunta en toda entrada, soy instructora de Ciclo Indoor. Imparto clases en varios centros de Madrid desde hará 4 años el próximo verano.

Pues bien, ésta es la historia de cómo decidí hacerme profesora.

¿Por qué cuento esto ahora?

Empiezo la casa por el tejado, la semana pasada, viví un momento sensacional con mis alumnos del centro “Polideportivos & Fitness” sede Hortaleza. Fue una clase dedicada a la mujer y mis alumnos consiguieron emocionarme pedaleando mis pautas durante la sesión.

Desde el momento en que empezó la clase, se respiró una atmósfera distinta… diferente y grandiosa. Un grupo de alumnos valientes, decididos y dispuestos a luchar por su objetivo, comenzó a entrenar a las 19.00h del jueves. 45 minutos más tarde, nos bañábamos en aplausos, emociones y abrazos.

Ese momento en que descubres que te has emocionado con ellos, por ellos… es insuperable. Fue, sin duda, el momento en que me demostré a mi misma que el trabajo bien hecho se nota, que creer en lo que haces tiene su recompensa y que tus alumnos son el por y porqué de cada segundo que dedicas a esta profesión.

Ahora que tenéis el por qué he decidido pasar esta emoción al teclado y haceros llegar mi sensación a través de la pantalla, os contaré cómo he llegado hasta aquí.

¿Cómo empezó todo?

En septiembre de 2009 regresaba de una larga estancia en el extranjero, un extranjero del que me traje una anomalía digestiva: intolerancia al gluten. Dispuestos a cambiar de dieta, cambiaba también de vida. Del sedentarismo al gimnasio, del gimnasio al pedal.

Me apunté a un “gimnasio” (no pondré el nombre por respeto y educación, pero sin duda no merecen ni mención alguna después del trato y actitud con el cliente/empleado demostrada). A los pocos meses entré en una clase de Ciclo Indoor. A los tres días (costó lo suyo recuperarse), flipé en colores y volví a entrar. Así cada dos-tres días. Las sensaciones eran cada vez mejores.

Al mismo tiempo que iba adaptando mi organismo a la “enfermedad celíaca”, redirigía mi estilo de vida al deporte, la vida sana y sobre todo, al Ciclo Indoor. Así pues, a finales de 2009, por eso de ampliar conocimientos, hice el curso básico de instructor de ciclo con FEDA. Oficialmente era profe, pero no me veía con fuerzas de impartir por aquel momento. Seguí aprendiendo en clases de compañeros míos, montando mis clases (con Mixmeister Pro 6…) y pedaleando, pedaleando, pedaleando…

Primera oportunidad.

Hacia abril-mayo 2010 me dan mi primera oportunidad en ese “gimnasio”. Brutal. Quedaba mucho por aprender, pero ya estaba a ese “otro lado” para el que me había estado preparando. Cambia la forma de ver la historia… me siento feliz y satisfecha por el trabajo realizado.

Así, poco a poco, sustitución a sustitución, me fui haciendo hueco. Hasta me ofrecieron dar alguna clase fija a la semana. Profesionalmente crecía, personalmente, el trato que recibí fue cada vez a peor. No he visto centro donde tu calidad como persona fuera menos valorada… pero como yo sí tengo educación, me abstengo de dar nombres. Salí de ahí en cuanto pude.

Cycling Room

Alguien a quien quiero, me dijo hace no mucho tiempo “buen sitio para hacer la mili”. Correcto. Visto con perspectiva, me hicieron un favor. Me reciclé con Cycling Room. El cambio no fue notable, fue sobresaliente. Cambio en cuanto a técnica, entrenamiento, música, comunicación… daría para un artículo entero describir lo que siento al haber sido formada de nuevo por ésta escuela.

Considero a los miembros de ella, mis maestros, amigos y compañeros. Como se que también me estarán leyendo, GRACIAS.

“Y por eso decidí ser “profe”

Porque creo en lo que hago.

Porque trabajo con personas.

Porque esto, es MUCHO más que dar pedales

Porque es necesario caerte para levantarte más fuerte.

Porque quien te pone una zancadilla, te hace un favor… el tiempo pondrá a cada uno en su sitio, a todo cerdo le llega su San Martín y así decenas de refranes más.

Y porque la semana pasada mis alumnos me lo demostraron.

GRACIAS A TODOS LOS QUE HAN CONFIADO EN MI.

Loading...

Comentarios

  1. Coyote Responder

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Loading...

Pin It on Pinterest