mitos sobre beber agua

Mitos sobre el agua

La importancia del agua para nuestro organismo y la actividad física es incuestionable. Su importancia no solo reside en la adecuada hidratación, sino por estar presente en la mayoría de los procesos de nuestro organismo. En la actualidad existen una serie de mitos sobre el agua que vienen reforzados por una mala información o por unas creencias desfasadas. En éste artículo vamos a intentar acabar con esos mitos y a conocer algunos datos curiosos sobre el agua.

Los mitos más comunes sobre el agua.

1. Debes beber 8 vasos de agua al día.

Este es un mito “a medias”. La ingesta diaria de agua no viene determinada exclusivamente por los vasos de agua al día que bebas, sino por el tipo de dieta que tienes, la edad y el sexo. Los expertos recomiendan ingerir una media de 2 a 3 litros diariamente. No obstante, el aporte de agua a nuestro organismo, suele provenir de un 20% a un 30% de los alimentos sólidos y entre un  80% y un 70% se incorpora al organismo mediante la ingesta directa de agua.

Si tu dieta incorpora fruta, verduras frescas y leche, tu ingesta directa de agua será menor, pero no insuficiente. Según la OMS, el sexo y la edad también repercuten en la cantidad de agua que debes ingerir:

Mujeres*:

De 9 a 13 años: 1,6 L/Día   –   De 14 a 18 años: 1,8 L/Día   –   De 19 a 70 años: 2,2 L/Día

Hombres*:

De 9 a 13 años: 1,8 L/Día   –   De 14 a 18 años: 2,6 L/Día   –   De 19 a 70 años: 3,0 L/Día

*Los datos anteriores son orientativos y para personas que realizan una actividad diaria normal. Para personals que realizan actividades deportivas las canitadades diarias varían en función del tipo de actividad.

2. Beber solo cuando tienes sed.

Es uno de los errores más comunes. La sensación de sed aparece en nuestro organismo cuando hemos perdido el 1% del agua corporal total. La sed es un mecanismo de defensa de nuestro organismo que nos induce a ingerir agua, pero no es necesario que nuestro cuerpo nos dé un aviso para beber. Según diversos estudios, una disminución del 2% del agua corporal total comienza a repercutir en nuestro rendimiento y función mental. Si llegamos a perder el 4% de ese agua total, nuestro corazón comenzará a fatigarse con mayor facilidad.

Trasladándolo a nuestro campo, cuando vayamos a realizar cualquier tipo de actividad deberemos hidratarnos antes durante y despúes de la actividad. Si te encuentras bien hidratad@ rendirás muchos más.

3. El agua ayuda a adelgazar.

En agua como tal no ayuda a adelgazar, ni engorda. El número de calorías que aporta es 0. Es cierto que ingerir agua puede provocar una sensación de saciedad temporal, pero nuestro cuerpo la procesa tan rápido que durará muy poco.

No obstante, el agua ayuda a la digestión y favorece el tránsito intestinal. Bebe agua en tus comidas en pequeños sorbos y no de golpe.

4. Mejor el agua embotellada que la de grifo.

Otra verdad “a medias”. La calidad del agua no está determinada por su mineralidad. Para personas adultas y sin problemas renales, el agua corriente es perfectamente adecuada. Es cierto que en determinados lugares la cantidad de minerales que el agua trae puede provocar a la larga algún problema renal, pero en la mayoría de los casos el agua es agua, venga del grifo o de la botellas más cara del mercado.

Actualmnente existen sistemas de filtrado (filtros de carbono) que permiten hacer una “depuración” de nuestro agua del grifo, lo que mejora su sabor y reduce algún tipo de partícula que pueda contener.

5. Tras el ejercicio es mejor y más rápido hidratarse con bebidas isotónicas.

Este mito procede de las campañas de publicidad que las grandes multinacionales de las bebidas realizan. Las bebidas isotónicas aportan un cantidad extra de minerales y otros aditivos. Para el 90% de la población el agua normal y corriente es perfectamente válida para hidratarse tras el ejercicio.

Estas bebidas suelen contener “añadidos” que el agua no tiene: azucares, colorantes, vitaminas,… y que hacen más compleja su metabolización. El agua es el método de hidrátación del ser humano desde que el mundo es mundo, que no te engañen: bebe agua corriente tras el ejercicio y te hidratarás igualmente.

Algunos datos sobre el agua más allá del fitness.

1. El 25% del agua embotellada proviene de la misma fuente que la que sale de nuestro grifo.

2. El cuerpo humano contine una media de 37 L de agua lo que equivale al 66% de la masa corporal de un adulto.

3. El agua regula la temperatura del cuerpo humano. Por eso es necesario beber grandes cantidades de agua cuando se tiene fiebre.

4. El agua abandona el estómago de una persona a los cinco minutos de haberla ingerido.

5. Se necesitan 200 litros de agua para producir un solo litro de Coca-Cola.

Si te ha gustado éste artículo también podría interesarte:

“La suplementación nutricional: un negocio multimillonario”

“¿Merecen la pena los suplementos de aminoácidos?”

Recuerda que puedes seguirnos por Facebook y Twitter.

Loading...

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Loading...

Pin It on Pinterest