botticelli

La figura femenina en la actualidad

A lo largo de la historia se ha podido observar como la imagen de la mujer ha sido un icono de belleza, que ha ido evolucionando de muy diferentes formas. En las sociedades más primitivas, los cuerpos femeninos voluminosos simbolizaban la fertilidad y por ello eran los más deseados. Esto se puede apreciar en las estatuas de figuras femeninas que las sociedades antiguas realizaban de mujeres exageradamente voluminosas. También ésta visión perdura en algunas zonas del mundo actualmente, donde las mujeres con más peso son símbolo de riqueza y admiración.

Esta visión idílica de la figura femenina perduró durante buena parte de la historia. Las representaciones de diosas o hermosas mujeres destacaban por su voluminosidad. Un ejemplo de ello sería la obra de Sandro Botticelli: “El Nacimiento de Venus”

En la actualidad, el icono de físico ideal femenino ha experimentado un gran cambio, lejos de la mirada continuísta de aquellos años pasados, donde las mujeres con curvas eran la tónica dominante. Ahora hablamos de mujeres que representan el icono de belleza actual siendo mujeres que no son símbolo de feminidad y fertilidad como los de la antigüedad.

No pretendo que parezca una reseña destinada a criticar el concepto de figura femenina actual, sino que me gustaría mostrar a las personas que nos leen cómo esos iconos son simplemente eso, iconos. Además, no pretendo hacer creer a las personas que la figura femenina sólo tiene que mostrar un símbolo de feminidad. El ser humano es un conjunto donde se unen cuerpo y alma, y por tanto aquí solo vamos a comentar lo que las grandes multinacionales nos venden en la actualidad.

Nos preguntaremos ¿Son efectivas las dietas que hacen las mujeres de la TV? ¿Sus entrenamientos me servirán para estar como ellas? ¿Son normales aquellos físicos que nos venden como ideales de mujeres que rozan los 30 años y que parecen que no tengan más de 16?

Como siempre, no es raro que yo comience hablando de dos cosas que para mí, no son lo mismo. Estas dos cosas son ”estar en forma” y otra muy diferente es ”tener un físico 10”.  Evidentemente, una y otra cosa están muy interrelacionadas, pero tienen un pequeño matiz que las hace diferentes. Para estar en forma, bastará con llevar una vida con hábitos saludables consistentes básicamente en hacer algo de ejercicio físico algunos o varios días a la semana, llevar una dieta equilibrada con alimentos que sean beneficiosos para nuestro organismo y no abusar de sustancias nocivas como pueden ser el tabaco y el alcohol.

Para tener un físico 10, no sólo bastará con llevar una vida con hábitos saludables basados en ejercicio, dieta y no abuso de sustancias nocivas. También estará condicionado nuestro físico por un componente genético. Es decir, si una persona desea que sus abdominales se marquen mucho, tendrá que trabajar la zona abdominal y librarse de la grasa que recubre su cuerpo. De esta manera conseguirá que se le marquen los abdominales, no obstante, si la disposición de sus abdominales es irregular, nunca conseguirá modificar este componente genético.

La realización de esta reseña surge como una profunda disconformidad con muchos productos de “teletienda” donde se nos muestran a personas que dedican las 24 horas del día al trabajo de su físico (Entrenamiento/Alimentación/Descanso/Suplementación) y después nos tratan de vender productos diciéndonos que ”con solo 10 minutos al día consigue unos abdominales de infarto” .

La realidad es que vivimos en una sociedad de consumo en dónde quiero algo y lo quiero ya. La propaganda no hace más que crearnos necesidades irreales como la de tener un cuerpo 10. Pero nada más lejos de la realidad. Lo que la publicidad nos vende no se ajusta a la realidad. Si queremos tener un “cuerpo saludable” o un “cuerpo 10” tendremos que estar dispuestos a llevar a cabo una vida dedicada a ello y no pensar que, por el simple hecho de comprar determinados productos esto nos llevará a conseguir ese objetivo. No obstante, el mostrar interés por dichos productos puede ser el primer paso para empezar a llevar dicha vida saludable que nos hemos propuesto conseguir.

Siguiendo con el tema inicial de la reseña ”La figura femenina en la actualidad”, esta reseña va dedicada a las mujeres que muchas veces observan en los anuncios como las pautas ideales de belleza que nos vende la sociedad de consumo son mujeres que rozan la treintena y que llevan una apariencia física más propia de una adolescente. Pues me gustaría ser rotundo con esto ¡Esto no es lo normal!

Son innumerables los vídeos que se pueden encontrar en Internet de entrenamientos que hacen las famosas para tener esos cuerpos “socialmente aceptados” como iconos de belleza. La realidad es que en mi opinión, esos físicos son dignos de admirar, ya que es evidente que conservar una figura tan juvenil a tan prolongada edad no es fácil. Pero en lo que se refiere a la efectividad de los entrenamientos que se observan dejan mucho que desear. No creo que los vídeos de entrenamientos que hacen estas mujeres hagan que cualquier mujer pueda tener ése físico. Cada persona posee una genética personal e intransferible. Esto es lo que hace a los seres humanos iguales y diferentes a la vez.

Observando estos ejercicios que realizan las modelos en los vídeos de Internet se puede ver cómo están llevando a cabo una actividad física, que puede ser  muy beneficiosa para su salud y su físico. No obstante, hay que tener en cuenta que esos físicos no se van a conseguir por el simple hecho de hacer todos los días dicha actividad. Si nos pusiéramos a imaginar el día a día de estas mujeres, seguramente llevarán una vida sistemática en la que controlarán tanto el ejercicio que hacen, como la dieta y muy probablemente esto sea llevado a cabo desde edades muy tempranas. Pero como bien decía Darwin, las especies se caracterizan porque los individuos son diferentes entre sí en una misma especie. Aunque todos somos seres humanos, la genética es la parte más importante de los físicos de estas modelos, ya que esta las dotó de piernas largas, poca acumulación de grasa en el cuerpo, ect.

En conclusión, me gustaría con esta reseña transmitiros un par de cosas que creo que son indispensables para llevar a cabo la búsqueda de una vida saludable. En primer lugar, creo que si lo único que buscamos en nuestro entrenamiento es la admiración de los demás y solamente el componente estético de la actividad física, lo más probable es que abandonemos la idea de hacer ejercicio físico. En segundo lugar, una vez ya mentalizados de que queremos estar equilibrados tanto física como mentalmente, tendremos que saber que los objetivos solamente se conseguirán poco a poco y adaptando a nuestro organismo a la actividad con tesón y persistencia. En tercer lugar, que no nos dejemos engañar con los anuncios y los vídeos de internet y TV,  donde se nos vende que sin ningún esfuerzo conseguiremos los cuerpos que tienen los actores que participan en ellos. Y por último, que no porque se nos venda un icono de belleza ideal en dichos medios incompatible  para nosotros, sea una desmotivación para llevar a cabo lo más importante, que es llevar a cabo una vida saludable.

Desde Uworkfit pensamos que estar en sintonía con tu cuerpo es muy importante. Esta sintonía comienza con la aceptación de nuestro físico. Un físico socialmente aceptado no debe ser la razón de tu entrenamineto.

Si te ha gusta este artículo tal vez te interese:

“No a las dietas milagro”

“Las dietas más buscadas en Internet”

Recuerda que puedes seguirnos en Facebook y Twitter.

Loading...

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Loading...

Pin It on Pinterest