sujetadores deportivos

¿Cómo elegir sujetador deportivo?: las claves

Uno de los momentos en el que más disfrutamos la mayoría de nosotras, en lo que a deporte se refiere, y yo muy especialmente como ya os he contado en artículos anteriores como “Las zapatillas salen del gimnasio” o ya deduciréis por otros como “Pulseras cuenta calorías”, es en el de equiparnos para la práctica del mismo.

Y para que esa equipación sea completa, y porque a muchas nos encanta tener de todo, no solo debemos quedarnos en los pantalones, y partes de arriba que nos sean cómodos, sino que debemos atender también, y de forma muy minuciosa, al sujetador que vayamos a utilizar para llevar a cabo nuestro entrenamiento. Necesitamos el mejor sujetador para hacer ejercicio.

Muchas mujeres dejan esta prenda más “de lado” ya que no está tan a la vista, sin ser conscientes de que es, sino la de mayor, una de las que más importancia tiene dentro de nuestra indumentaria de deporte.

Y es que no son pocas las lesiones mamarias que podemos sufrir por no contar con la sujeción necesaria para la práctica que vayamos a llevar a cabo. Por ejemplo, la sujeción natural que tiene el pecho, se compone tan solo de una serie de ligamentos y la piel que lo recubre, por ello, al no tener músculo, sin la sujeción adecuada, estos ligamentos pueden llegar a estirarse.

Pero nada de esto tiene por que pasar siguiendo los siguientes consejos que a continuación os indicamos para escoger el sujetador deportivo que más se ajuste a cada una de vosotras en función de vuestra fisonomía, necesidades y deporte que practiquéis. Y conseguir así haceros con el mejor sujetador para hacer ejercicio.

Por otro lado, existe todo un universo de sujetadores y “tops” para deporte que nada tienen que esconder, y que podemos utilizar sin más, como si de una camiseta deportiva se tratara. Para combinar con nuestras mayas, shorts, deportivas ¡o cualquier otro complemento que utilicemos!

Así pues, y aunando ambos extremos, aquí os dejo una guía rápida y sencilla para que podáis, por un lado, conocer que tipo de sujetador y talla es la que más os conviene, y por otro algunas propuestas de los modelos ¡Más de moda y demandados! ¡Espero que os guste!

A la hora de escoger el sujetador más adecuado para nuestra actividad deportiva, lo primero que debemos hacer, es acudir al modelo que mejor convenga en función de esa actividad. Ya que no serán las mismas nuestras necesidades, si practicamos “running” o somos más de andar, nadar, o patinar por ejemplo. Y todas estas actividades, varían y tienen su punto común de controversia en el impacto.

Los sujetadores deportivos se dividen en alto, medio, y bajo impacto. Siendo así incluidos en el primero de los grupos aquellos indicados para deportes como correr o practicar aeróbic, en el segundo, andar, ir en bici o patinar, y dentro del tercero aquellos más óptimos para practicar pilates, yoga, o ir al gym.

Una vez tenemos determinado el nivel de impacto al que nuestro pecho se ve sometido en función de esta clasificación al respecto de la actividad que practiquemos, debemos centrarnos en el tipo de sujeción. Este tipo de sujetadores, pueden sujetar de dos formas distintas, por compresión y por recogimiento.

Por compresión, se entiende, aquel que sujeta las mamas contra la caja torácica limitando así su movimiento. Mientras que por recogimiento, se entiende aquel que recoge y envuelve cada una de ellas por separado. El sujetador perfecto, habría de combinar ambos tipos, pero si esto no es posible y debemos decantarnos por uno solo, el primero de ellos será mejor para aquellos pechos mas reducidos mientras que el segundo resultará del todo adecuado para aquellas de busto más generoso.

Aquí os dejo unas fotos de los dos tipos de sujetador: de recogimiento (1) y compresión (2)

Sujetador de recogimiento.

Sujetador de recogimiento.

 

 

Sujetador de compresión.

Sujetador de compresión.

Otros elementos, no menos importantes, a tener en cuenta son:

El elástico inferior: Debe ajustar lo suficiente pero sin llegar a apretar, cuanto más ancho sea mayor sujeción nos proporcionará. Si notamos que se sube por la parte de atrás debremos elegir una talla menor, y si lo hace por la parte delantera, una copa más.

Los tirantes: Estos deberán ser de mayor anchura conforme mayor sea también el tamaño de nuestro pecho, ya que a mayor superficie más se repartirá el peso y más cómodo por ende nos resultará. También podemos tener en cuenta aquellos cuyo largo podemos regular ya que esto también nos ayudará a la hora de sostener mejor.

El cierre: La mayoría de ellos lo tienen de corchetes, que nos permiten también ajustarnos más o menos en función de nuestra necesidad, pero existen también de cremallera, o los que lo tienen en la parte delantera para proporcionar una ayuda extra a aquellas con mayor pecho.

El tejido: La mayoría vienen sin costuras o con ellas planas para evitarnos heridas, si no es así debemos tener esto en cuenta y poner cuidado para evitar futuras incomodidades. También es fundamental dentro del tejido, la composición del mismo, este ha de ser transpirable y de fibras que ayuden a expulsar al exterior el calor y sudor para que seque rápido y sin empapar, y para que, a bajas temperaturas o si la práctica de ejercicio es en el exterior, no nos aporte frío.

La copa: Deberemos huir de aquellos que lleven aros metálicos ya que por la fricción pueden causarnos daño.

– Y por último, y ni muchísimo menos, de menor importancia, la talla. Reconozco que resulta algo ardua la tarea de acertar con la talla exacta de sujetador que debemos llevar, mucho más para sujetadores de deporte como es el caso que nos atañe, no debemos usar ni escoger de entre los que tenemos para diario, ya que las necesidades son radicalmente distintas, este será nuestro primer error. Para no equivocarnos a la hora de elegir la talla, estos son los puntos claves que debemos seguir:

1- Debemos medir nuestro contorno por debajo del pecho procurando que el metro quede ajustado pero no muy tirante. A la medida resultante le sumamos 12 y redondeamos al siguiente número entero para no tener decimales, así si nuestra medida es de 79, 6 mas 12 obtendríamos 91,6, que redondearíamos a 92. Esa sería la talla de tu sujetador.

2- Mediremos de igual manera esta vez, por la parte más voluminosa del pecho, redondeando también al número entero próximo, sin sumar ninguna otra cifra en este caso.

3- Restaremos a la primera cifra la segunda, y esta diferencia nos indicará la copa, así:

Diferencia de 1 nuestra copa será la A
Diferencia de 2 nuestra copa será la B
Diferencia de 3 nuestra copa será la C
Diferencia de 4 nuestra copa será la D
Diferencia de 5 nuestra copa será la DD

Aun así, lo más importante es sentirnos cómodas, así que, para asegurarnos un acierto del 100% habremos de probarnos y movernos con él, de la forma más parecida posible a los movimientos que haremos durante la práctica de nuestro ejercicio y comprobar que todo nos va bien.

Sujetador con cierre delantero.

Sujetador con cierre delantero.

 

Y aquí os muestro algunos de los más originales, vistosos y de distintas marcas, espero que os ayude a encontrar vuestro sujetador perfecto.

Sujetadores deportivos de la marca Nike

 

Sujetador deportivo Nike III

Sujetador deportivo Nike IISujetador deportivo Nike I

Sujetadores deportivos de la marca Reebok

 

Sujetador Reebok I

 

 

Sujetador Reebok II

 

Sujetador deportivo de la marca Adidas

 

Sujetador deportivo Adidas II Sujetador deportivo Adidas I Sujetador deportivo Adidas III

 

Recuerda que también puedes seguirnos en Twitter y Facebook . También puedes seguir a la autora en su Twitter personal.

Si te ha gustado este artículo, quizá también pueda interesarte:

 

“Beneficios psicológicos de la práctica regular de actividad física”
“El thigh gap: una nueva y peligrosa tendencia entre las mujeres”

Loading...

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Loading...

Pin It on Pinterest