oposiciones al CNP, oposición, oposiciones policía

Afrontar las pruebas físicas de una oposición

Muchas son las personas con las que he tenido el placer de mantener una conversación a cerca de diferentes formas de entrenar, como llevar a cabo una serie de ejercicios que nos ayuden a mejorar nuestro propio rendimiento, como se debe de realizar una vida saludable para afrontar las pruebas físicas de una oposición, etc. De estas conversaciones he sacado una serie de importantes conclusiones que me gustaría compartir con todos vosotros y especialmente con aquellas personas que se encuentren en la actualidad preparando una oposición.

A decir verdad, tal como se encuentra el panorama laboral en este país muchas son las personas que optan por una salida tan beneficiosa a nivel laboral y económico como complicada de conseguir; hacerse funcionario. Muchos de los puestos de trabajo con los que tenemos más contacto a nivel funcionarial son aquellos que se encuentran de cara al público. En algunas de estas oposiciones, aunque no en todas, se exigen una serie de pruebas físicas con el fin de calificar a una persona como apto para el trabajo físico o no apto. Nosotros desde Uworkfit queremos dar una serie de pautas a seguir con el objeto de que este pequeño obstáculo no se convierta en un muro insuperable y al fin consigamos ese puesto de trabajo que deseamos. En esta reseña vamos a comentar una serie de aspectos generales sobre las pruebas físicas en oposiciones y en las sucesivas me gustaría seguir escribiendo sobre planificaciones de entrenamiento para las oposiciones, ya mas centrado en metodologías de entrenamiento.

En primer lugar, me gustaría hablaros de un tema que es muy común en el mundo de las oposiciones; ”Las pruebas de las que consta la oposición”. A decir verdad, nosotros al ser una página web dedicada al fitness, no nos vamos a meter a dar ningún tipo de consejo a cerca de como preparar una oposición a nivel de temas, psicotécnicos, etc. Nosotros nos vamos a centrar exclusivamente en la parte física de las oposiciones. Dicho esto, un tema muy habitual cuando ayudas a preparar físicamente a un opositor es que viva obsesionado con las pruebas físicas. Este comportamiento se observa tanto en aquellas personas que poseen una buena condición física y practican deporte desde siempre o en aquellas personas que tienen una condición menos buena y practican ejercicio físico sólo con el objetivo de pasar las pruebas de la oposición. Pero lo sorprendente es que esta forma de pensar también se extrapola a aquellas personas que no preparan una oposición y piensan; por ejemplo, que ser bombero es simplemente estar muy en forma o que para ser policía hay que estar muy fuerte. Sin pararse a pensar que las oposiciones entrañan otras pruebas.

El primer consejo que tenemos que deciros es que no sólo son las pruebas físicas la oposición. La oposición consta de otros exámenes que tienen exactamente la misma importancia y que hay que pasar para conseguir nuestro objetivo. Así pues, todos tenéis que saber que tanto a aquellas personas que tienen una buena condición física como aquellos que no la tienen, no servirá de nada pasar las pruebas físicas de nuestra oposición si no somos capaces de llevar igual de bien preparadas las demás partes.

Otro de los problemas que surgen en muchas oposiciones (excluyendo oposiciones a bombero que por lo general sus pruebas físicas requieren obtener la máxima puntuación) es la manía de querer ser un “Superman” en las pruebas físicas. Cuando se tiene contacto con personas que preparan oposiciones al Cuerpo Nacional de Policía, Guardia Civil, Policías Autonómicas, Policías Locales, etc. como ha sido mi caso como preparador físico de opositores, se observa que todo el mundo se obceca en sacar la máxima nota. Esto por un lado está bien, dado que esa obcecación para alcanzar la mayor nota puede tener una connotación positiva para motivarnos en cada entrenamiento y mejorar, llegando al examen en un estado óptimo de preparación y conseguir pasar las pruebas con facilidad. Pero por otro lado puede tener una connotación negativa, dado que obsesionarse con las pruebas y no conseguir mejorar notablemente puede llevarnos a tirar la toalla. Yo siempre comento a las personas que lo más importante en la oposición no son las pruebas físicas y que lo más importante en las pruebas  es pasarlas.  Al final la plaza que deseamos no la obtiene quien tiene un 9 en las pruebas físicas, sino quien es capaz de obtener una buena puntuación en absolutamente todos los exámenes que hace. Por lo tanto, me gustaría que todo opositor que nos lea se conciencie de que, 1º las pruebas físicas no son más que un examen, 2º las pruebas físicas hay que pasarlas.

Con el mayor número de opositores con los que he tenido relaciones son aquellos que han opositado al Cuerpo Nacional de Policía y otro comportamiento muy clásico que se observa es un comportamiento muy observado también en los gimnasios. La mayoría de las personas que entrenan en gimnasio siempre que quieran saber cual es tu estado de fuerza, condición física o preparación siempre preguntarán ”¿Cuanto levantas en press de banca?” sin pararse a pensar que ese es sólo uno de los ejercicios que abarca nuestras rutinas de entrenamiento. En las oposiciones pasa igual, si opositas al CNP siempre te preguntan ”¿Cuantas dominadas haces?” sin pararse a pensar que existen otras tres pruebas más que son de igual importancia.

Evidentemente en todas las pruebas hay que puntuar y sacar la mayor nota posible, pero desde luego que la prueba de hacer dominadas no es la más determinante, sino que tiene la misma importancia que cualquiera de las otras tres. Por lo tanto, siempre tendremos que tratar de mejorar aquellas pruebas que se nos den peor, sin olvidarnos de las demás pruebas.

Para finalizar, desde Uworkfit sólo podemos deciros que la obtención de buenos resultados en unas pruebas de estas características como son las oposiciones, no entrañan ningún tipo de misterio y básicamente son las mismas que en cualquier otro deporte o situación de la vida en la que se nos plantee una dificultad, siendo aplicable también a las demás partes de la oposición y no sólo las pruebas físicas. Solamente se obtendrá dichos buenos resultados con trabajo constante, duradero y dedicación absoluta.

En conclusión, para aquellas personas que posean una buena condición física simplemente se les puede decir que se centren en hacer entrenamientos enfocados a la actividad que se les pide en la oposición. Para aquellas personas que no posean dicha buena condición física, sería conveniente que empezasen por la realización de un acondicionamiento físico general y posteriormente se centrasen en las actividades propias de la oposición. Estas personas pueden que en algunos casos posean algo de sobrepeso, por lo que sería recomendable iniciar una dieta supervisada por un médico especialista en nutrición o endocrino. Otro de las recomendaciones que podríamos hacer es que sería beneficioso para nuestro organismo evitar en la medida de lo posible el abuso de sustancias como el alcohol y el tabaco. La no utilización de estas sustancias puede ser beneficioso para la mejora de nuestro rendimiento.

Y ya simplemente despedirnos hasta la próxima y desear buena suerte a todos aquellos valientes que se presenten a una oposición.

Loading...

One Response

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Loading...

Pin It on Pinterest