origen-juegos-olimpicos

Leyendas urbanas en el deporte

Estimados amigos de Uworkfit,

La reseña de hoy va dedicada especialmente a combatir algunas de las leyendas urbanas en el deporte que surgen en las salas de musculación y centros deportivos y que en la mayoría de los casos son fruto de la repetición de lo que escuchamos de otras personas, sin haber experimentado los resultados, vivenciado sus efectos o simplemente fruto de nuestro desconocimiento sobre determinados temas.

Estas leyendas, que la mayoría de las personas hemos escuchamos alguna vez,  tienen en algunos casos una parte de verdad y otra parte de fantasioso. Aunque también pueden ser en algunos casos útiles para el desarrollo de una actividad deportiva o simplemente no valer absolutamente para nada.

Vamos a intentar explicar de una manera amena como son la mayoría de las leyendas que se escuchan en los gimnasios y vamos a intentar destripar aquellas cosas que pueden ser verdaderas y útiles o las que son simplemente falsas y no son de utilidad para los entrenamientos.

La primera de las leyendas urbanas que me gustaría comentar con todos vosotros es aquella que consiste en forrarse con plástico” o su prima hermana ”forrarse en capas de ropa”. Me imagino que la mayoría de los lectores conoceréis en que consiste esta técnica, pero para aquellos que no lo conozcan, o que se pueden hacer una idea de en que consiste pero no están seguros vamos a  explicarlo:

En que consiste: esta leyenda consiste en coger papel de plástico de la cocina y antes de someterse a un entrenamiento de resistencia, forrarse toda la zona abdominal. O por el contrario, en vez de utilizar ropa cómoda-ligera y adaptada al entrenamiento que vamos a realizar, ponerse una gran variedad de diferentes capas de ropa.

Que se produce: el acontecimiento que se va a producir durante la práctica deportiva será una gran expulsión de sudor al exterior, fruto de un incremento de la temperatura corporal. Es decir, sudaremos mucho y evidentemente cuando acabemos nuestra actividad, si nos hubiéramos pesado previamente, pesaremos bastante menos.

Realidad: La realidad que toda persona que tenga conocimientos deportivos conoce es que esa pérdida de peso no es ni más ni menos que la pérdida de agua del organismo. Esta pérdida de agua tan severa que se produce cuando se producen dichas actividades, puede ocasionar desmayos fruto de la deshidratación o en ocasiones, cosas peores. Además, realmente en cuanto bebamos agua, recuperaremos el peso perdido.

Aplicación al deporte: Como hemos dicho al principio de la reseña, vamos a destripar aquellas cosas que pueden ser reales, útiles o simplemente falsas. Así pues, la realidad es que existen muchos deportes donde las competiciones se llevan a cabo según el pesos de los participantes. En estos deportes el peso es un elemento importantísimo, dado que si una persona pesa 80 kilos y su peso va de los 76 kilos a los 80 kilos y el peso superior va de los 81 kilos a los 85 kilos, pesar 1 kilos más puede suponer tener que enfrentarse a contrincantes mucho más pesados que ellos y por tanto, tener menos posibilidad de ganar. Por esta razón, a los deportistas de modalidades deportivas en los que el peso es un factor determinante les puede venir bien la realización de ejercicios de resistencia con forros de plástico, capas de ropa o cualquier elemento que aumente su temperatura corporal para eliminar sudor y así conseguir bajar el peso que nos permita ser el más pesado en su categoría en vez de ser el menos  pesado de la categoría superior.

Conclusión: nuestro organismo está formado en su gran mayoría por agua. Hay estudios de establecen que dicha cantidad de agua supera el 65% del peso corporal, dado que este elemento se encuentra en tejidos, huesos y sangre, la deshidratación que produce la práctica deportiva mediante este sistema tan peculiar NO es buena desaconsejamos realizar este tipo de ejercicios. No obstante, como ya hemos dicho anteriormente, para personas que realicen deportes de competición donde el peso sea pieza fundamental, realizar esta práctica les servirá para pasar el tallaje alguna vez.

Pero si lo que se quiere es perder peso de forma fiable, segura y sobre todo en salud, os recomendamos que acudáis a un médico especialista y que este os asesore correctamente.

El siguiente de los mitos que vamos a comentar es el que muchas personas creen que es real: hacer muchos ejercicios abdominales hará que me salgan abdominales”

En que consiste: ciertas personas creen que la receta para conseguir los abdominales de un dios griego consiste en realizar 100, 200, 300, 400… abdominales diarios. Pero siento seros tan sincero, esto no es así.

Realidad: Cuando realizamos tantas series de abdominales al día, la verdad es que podemos estar desarrollando en exceso la musculatura abdominal, dejando de lado la parte antagonista, como es la musculatura lumbar. Esto puede producirnos alguna lesión muy incómoda de tratar. Visualmente podremos observarlo en las personas que van muy encorvadas, siempre que esto no sea fruto de algún tipo de enfermedad o problema individual de la persona. Por esta razón, deberíamos de centrarnos en un entrenamiento global y no en un entrenamiento localizado en determinados puntos.

Conclusión: En mi experiencia como monitor de sala, entrenador personal y preparador físico, he podido observar que las maneras de practicar diversos ejercicios de abdominales es muy amplia y variada, pero existe un alto componente genético en lo estético de los abdominales. Además existen otros componentes, que si son entrenables, como es reducir la grasa corporal para que los abdominales sean mas vistosos. Así que aunque parezca paradójico, es probable que si una persona pierde peso y trabaja con normalidad los abdominales se le puedan observar mejor que si solo hace abdominales y no cuida su alimentación.

Otra leyenda que conocemos, es la que se produce normalmente justo después de Navidad o en los meses previos al verano la mal llamada ”Operación Bikini”. Esta es una de las más conocidas por todas las personas.

En que consiste: en los meses previos al verano o justo con posterioridad a la Navidad ciertas personas hacen el propósito de perder peso para conseguir una figura esbelta y bien proporcionada. Esto también puede tener su origen en los excesos realizados, lo que produce remordimiento en aquellas personas que han cogido unos kilos de más. Por ello deciden lanzarse a una actividad frenética de entrenamiento, con dietas salvajes para conseguir una figura óptima y aceptada por la sociedad. Este planteamiento es erróneo y peligroso.

Realidad: la realidad es que todo esto de la operación Bikini no existe. El organismo humano consigue ir adaptándose a los cambios poco a poco. Por todos es sabido que el hombre puede controlar todo menos una cosa y esto es el tiempo. La realidad es que si a lo largo del año no se lleva una vida saludable y se hacen pequeñas dosis de ejercicio semanalmente, por mucho que en 3 meses nos intentemos poner en forma, no lo lograremos e incluso podremos llegar sufrir lo que se conoce con el nombre de ”efecto rebote”, consistente en ganar más peso del que habíamos perdido.

Parte positiva: también hay que mencionar que puede darse el caso de que una persona se lance a llevar una vida saludable en uno de estos casos y ya continúe para el resto de su vida.

Conclusión: Nuestra recomendación desde Uworkfit es que lo mejor que podéis hacer para que no se dé esta situación de tener que ir a prisa y a lo loco, es que intentéis armonizar una disciplina y automatizar en vuestras vidas el deporte, para lograr poco a poco ir realizando estas modificaciones físicas que deseamos. Todo esto sumado a una vida saludable con una adecuada alimentación nos llevará a no tener que hacer dietas milagro que realmente no valen para nada.

Loading...

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Loading...

Pin It on Pinterest