Españoles y gimnasio

Los españoles y el gimnasio

En los últimos años, como veremos a continuación, cada vez más españoles acuden a los gimnasios a realizar prácticas diversas. Con este artículo trataré de presentar cuáles son los perfiles sociológicos, y su evolución en los últimos diez años, de los usuarios y usuarias habituales de gimnasios privados con independencia de la actividad que realizan. Para ello me serviré de los datos proporcionados por la encuesta de “Hábitos Deportivos de los Españoles” realizada por el CIS para el Consejo Superior de Deportes en los años 2000, 2005 y 2010[1].

Comenzaremos analizando el porcentaje total  de usuarios/as, para después atender a sus características demográficas fundamentales: el sexo y la edad. A continuación atenderemos a variables geográficas (Comunidad Autónoma y tamaño del hábitat) para terminar centrando la mirada sobre aspectos socioeconómicos como el nivel de estudios, la ocupación y la clase social. Quisiera advertiros de que las interpretaciones que aquí se hacen de los datos no tienen ninguna pretensión de ser verdaderas. No son más que conjeturas que deberían ser sometidas a una investigación sistemática, cosa que va más allá del propósito de este artículo. Una vez realizado el aviso, pasemos a ver qué nos dicen los datos.

El número españoles que acuden habitualmente a un gimnasio privado no ha dejado de crecer desde el año 2000, dándose un incremento del 2,1% entre dicho año y el 2010. En 2010, mientras que una cuarta parte de la población española (24,9%) afirmaba haber sido miembro de un gimnasio en algún momento de su vida, casi uno de cada diez (9,7%) decía serlo en el momento de ser encuestado. Esta cifra contrasta con el 5,1% que decía acudir a él de forma habitual.

Tabla 1 A

Si atendemos al sexo de los usuarios observamos cómo, mientras que en el año 2000 el porcentaje de mujeres era algo superior al de los hombres, la tendencia se invierte para los años 2005 y 2010. Ello no quiere decir que las mujeres hayan huido del gimnasio, pues el porcentaje de usuarias no ha dejado de aumentar. Lo que hay detrás del cambio de tendencia es el hecho de que por cada mujer que entró al gimnasio entre 2000 y 2010 entraron tres hombres (incrementos del 2,9% para los hombres y del 1,3% para las mujeres). No hay retirada de las mujeres pero sí cierta “masculinización” de los gimnasios.

Tabla 2 A

El grupo de edad que, a lo largo del tiempo, cuenta con el mayor porcentaje de usuarios habituales de gimnasio privado es el aquellos que tienen entre “18 y 25 años”. En 2010 uno de cada diez españoles ubicado en dicho grupo de edad acudía habitualmente al gimnasio (10,5%). En términos generales el mayor volumen de usuarios se encuentra entre aquellos que tienen entre 15 y 35 años. Para todos los grupos de edad, con excepción del de “mayores de 65” se ha producido un incremento de los usuarios entre las fechas estudiadas. El grupo en el que más ha aumentado el volumen de usuarios es el de “26 a 35”, con un incremento del 4,9%. Dicho incremento probablemente tenga que ver con el hecho de que parte de los ubicados en el grupo de “18 a 25” en el año 2000 hayan mantenido el hábito de ir al gimnasio hasta el año 2010, en el que pasan a formar parte del siguiente grupo de edad. Cabe destacar un incremento del 3,7% en el grupo de “15 a 17 años”, lo que indica que cada vez hay un mayor interés en acudir al gimnasio entre los más jóvenes.

Tabla 3 A

Si atendemos a la Comunidad Autónoma observamos que, para el año 2010, melillenses, ceutíes, valencianos, madrileños y canarios eran los españoles que más tendían a ir al gimnasio. Mientras que navarros, vascos, extremeños, murcianos y riojanos son los que contaban con porcentajes más bajos de usuarios. Cabe destacar que entre las comunidades con mayores porcentajes de usuarios abundan aquellas cálidas y con acceso al mar. Quizá la mayor cercanía a playa (gran escaparate del cuerpo en nuestras sociedades) disfrutada por los habitantes de dichas comunidades sea un elemento que motive a acudir al gimnasio por razones estéticas.

 Las 5 Comunidades Autónomas con porcentajes más altos de usuarios de gimnasios (año 2010):

Melilla:   7,7 %

Ceuta:   7,1%

Comunidad Valenciana:   7,1%

Madrid:   6,8%

Canarias:   6,5%

 Si tenemos en cuenta el tamaño del hábitat observamos cómo el porcentaje de usuarios se ha incrementado para todos los tipos de hábitat entre 2000 y 2010. El mayor incremento (del 3,9%) se ha dado en las ciudades más pobladas del país: Madrid, Barcelona, Valencia y Sevilla. A pesar de esta tendencia general, también se observa una reducción del porcentaje para estas ciudades en 2010 con respecto a 2005, quizá debido a un mayor impacto de la crisis económica en los hábitos de sus habitantes. En el caso de 2010, las grandes ciudades (de hasta un millón de habitantes) son las que cuentan con un porcentaje mayor de usuarios, mientras que es en los hábitat rurales (de menos de 10.000 habitantes) donde se dan los menores porcentajes de usuarios. Quizá estas diferencias puedan explicarse por los estilos de vida propios de cada hábitat: en los hábitat pequeños las personas disponen de más tiempo para dedicarse a actividades deportivas, además los entornos en los que viven les proporcionan un mayor acceso a actividades físicas alternativas (como las relacionadas con la naturaleza). En cambio, en las grandes ciudades se dispone de menos tiempo (mayores desplazamientos), también de menos espacios y resulta más complicado coordinar a un grupo de personas para realizar actividades deportivas colectivas. De ahí que, tal vez, el gimnasio se presente como una alternativa atractiva a aquellos que, “atrapados” en los ritmos y espacios de la ciudad, deseen realizar una práctica físico-deportiva.

Tabla 4 A

Con respecto al nivel de estudios, es entre aquellos que cuentan con estudios superiores entre los que se dan mayores porcentajes de usuarios (casi uno de cada diez era usuario en 2010). Los porcentajes más bajos los encontramos entre aquellos que no tienen estudios o han completado los estudios primarios. De aquellos que cuentan con estudios secundarios puede decirse que, si bien el porcentaje de usuarios dentro de este segmento se ha reducido entre 2005 y 2010, es el segmento que ha experimentado un mayor incremento de usuarios entre 2000 y 2010. Quizá estas diferencias puedan explicarse por un mayor contacto y asimilación, por parte de aquellos que cuentan con niveles más altos de estudios, de los discursos médicos sobre los beneficios del ejercicio físico y el deporte.

Tabla 5 A

Los grupos de ocupación en los que se dan más altos porcentajes de usuarios para todos los años estudiados son los de “técnicos y cuadros medios” y “estudiantes”. Aquellos en los que se dan los porcentajes más bajos son los de “agricultores” y “trabajo doméstico no remunerado”. Se observa cierta tendencia según la cual hay más propensión a ir al gimnasio entre aquellos que tienen ocupaciones menos relacionadas con el trabajo físico.  Entre los años 2000 y 2010 todos los grupos han aumentado sus porcentajes de usuarios, pero son los “Directores y profesionales liberales” y los “empleados de oficina y servicios” aquellos que han experimentado los incrementos más considerables. También se da un gran incremento entre los “parados” ( muy probablemente motivado por el aumento del número de parados) y puede apreciarse cómo a partir de 2005 se produce cierta incorporación de los obreros a las prácticas del gimnasio.

Tabla 6 A

Para terminar consideraremos la clase social [2]. Podemos observar cómo, a pesar de un incremento de los usuarios para todas las clases sociales entre 2000 y 2010, el porcentaje de usuarios de gimnasios aumenta conforme pasamos a un nivel superior de clase social. A pesar de que ha habido una considerable incorporación de las clases obreras a los gimnasios, el grupo que ha experimentado un mayor incremento entre 2000 y 2010 es aquel que cuenta con un mayor porcentaje de usuarios: las clases altas y medias-altas. A pesar de dicha incorporación, las diferencias de clase persisten, por lo que no es posible hablar de una “democratización” del gimnasio y la(s) cultura(s) que lo rodea(n). Quizá el trabajo realizado en el gimnasio y sus resultados sobre el cuerpo funcionen como un dispositivo de distinción social [3].

Tabla 7 A

Imagino que aquellos de vosotros que acudís al gimnasio habitualmente sentiréis que, mientras realizáis vuestros ejercicios o actividades, estáis rodeados de todo tipo de personas. Pero, como hemos observado, los mayores porcentajes de usuarios se encuentran entre los varones, de edades entre 18 y 35 años, habitantes de grandes ciudades, con niveles de estudios secundarios o superiores, con ocupaciones más relacionadas con la oficina (o el pupitre) que con el trabajo físico y pertenecientes a clases sociales altas y medias. Espero que este pesado análisis de datos al menos os resulte de utilidad para tomar conciencia de que actos tan personales como el ir a un gimnasio a entrenarse, hacer ejercicio o practicar algún deporte dependen, en cierto modo, de cuál es nuestra posición en la sociedad.

NOTAS:

[1] Respecto a las características técnicas de las encuestas, cabe mencionar que en todos los casos se trata de encuetas representativas de la población general mayor de 15 años: siendo los tamaños muestrales de 5.160 entrevistas en la encuesta de 2000 (con la exclusión de Ceuta y Melilla y un error del ±1,40% para nivel de confianza = 95,5% siendo p=q); de 8.170 entrevistas en la de 2005 (error del ±1,11% para un nivel de confianza = 95,5% siendo p=q); y de 8.925 entrevistas en la de 2010 (error del ±1,06% para nivel de confianza = 95,5% siendo p=q).

[2] La clase social es asignada por el CIS, mediante técnicas de análisis multivariable, a cada entrevistado a partir de ciertas variables como la ocupación, la situación laboral, el estatus de empleo, la población a la que pertenece, la educación o los ingresos.

[3] Autores como M. Foucault en su “Historia de la sexualidad” (1976) o P. Bourdieu en “La distinción” (1979) han tratado el tema de la relación entre cuerpo y clase social.

Loading...

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Loading...

Pin It on Pinterest