14641976

Diez consejos para elegir un gimnasio

Hoy me quiero centrar en un tema muy recurrente durante esta época del año: apuntarse al gimnasio. Como todos sabemos parecer ser que, la entrada del nuevo año provoca en las personas la necesidad de alcanzar unos objetivos de lo cuales (permitirme la expresión) se ha pasado olímpicamente durante todo el año. Las “tres marías” de esta época son: aprender inglés, dejar de fumar y apuntarse al gimnasio.

Lo cierto es que somos unos seres muy previsibles, y tanto las academias de inglés, los negocios para dejar de fumar, como los gimnasios o instalaciones deportivas ya se están frotando las manos pensado en el dinero que les vas a regalar. ¿Por qué digo regalar?, básicamente las estadísticas son demoledoras: 3 de cada 10 personas que se apunten después de Navidad a un gimnasio abandonaran en los 3 primeros meses no volverán…(aquí os dejo el enlace al artículo de “¿Por qué abandonamos la práctica deportiva?”)

Estos comportamientos ya los conocen los gimnasios y por eso muchos de ellos nos obligan al pago anual. Os voy a dar una serie de consejos para amargar las fiestas a los gimnasios y lograr que vuestra elección de gimnasio sea lo más acertada posible, lo que minimizará las posibilidades de abandono.

Para los que sois nuevos en esto, os recomiendo la lectura de la divertidísima reseña que hicimos sobre “Las 7 cosas que no deberías hacer en un gimnasio”, que firmaba nuestro compañero Noé Muñoz Barallobre

¿Cuales son los diez puntos en los que me tengo que basar para elegir un gimnasio?

 Estas son mis sugerencias o consejos a la hora de elegir el gimnasio:

1- Cercanía: Si somos personas que no tenemos un hábito de entrenamiento muy mecanizado en nuestra vida, lo mejor es seleccionar un gimnasio que se encuentre bien situado. Es decir, si la hora que vamos a seleccionar para hacer ejercicio es justo a la hora de salir del trabajo, nuestra elección de gimnasio será el más cercano a nuestro lugar de trabaja. O por el contrario, si podemos asistir desde nuestros domicilios la elección de un gimnasio que se encuentre lo más próximo a nuestra casas. En definitiva, que si tenemos que coger transporte para asistir, acabaremos por no ir y no conseguir nuestro objetivo de ponernos en forma.

2-Precio: El precio óptimo de un gimnasio de barrio debe de oscilar  entre 35 a 50€. Mayor precio de los señalados, en mi opinión, sería un gimnasio que descartaría inmediatamente. No obstante, también hay que tener en cuenta a la hora de la elección de un gimnasio la diversidad de instalaciones que oferte un centro. Evidentemente, no será lo mismo un gimnasio que sólo tenga sala de musculación que un centro deportivo que oferte piscina, spa, …

3-Pago: A la hora de pagar, siempre hay que tener en cuenta antes de nuestra elección, que nos ofrezcan diferentes formas de pago. Es decir, de aquellos gimnasios en los que nos pidan el pago de una cantidad anual (por muy baja que sea) hay que huir y en este caso, yo también lo descartaría de forma inmediata. Lo ideal es el pago mensual, porque poniéndose en lo peor, podríamos tener una lesión y dejar de asistir al gimnasio o por el contrario, encontrar un trabajo nuevo en otro lugar que nos impida asistir. También estaría bien un pago trimestral, con el respectivo ahorro que aquello conlleva. En la hora de realizar una elección de un gimnasio yo preferiría la cuota trimestral o mensual sin lugar a dudas.

4-Recepción: Cuando lleguemos al gimnasio que queremos visitar, no nos dejemos impresionar porque la persona que está atendiendo en la recepción sea una mujer preciosa o un hombre lozano. Lo primero en lo que nos tendremos que centrar será en ver si nos explica con claridad los precios, formas de pago, actividades que oferta el gimnasio… Si esta persona consigue dejarnos claros todos estos puntos, ¡esto es un punto a favor!

5-Sala: Lo mas común en las salas de musculación, es que no nos dejen realizar un día de prueba gratuita. No obstante, sería conveniente que nos dejen verla previamente a la inscripción. A la hora de hacer el paseo por la sala de musculación, observar todo aquello que pueda ser de interes. Por ejemplo, si una persona es claustrofóbica, jamás podrá seleccionar un gimnasio que tenga techos bajos y sea una sala pequeña. La elección de una sala de musculación suele ser algo muy personal.

También sería interesante observar si en la sala se pueden adquirir bebidas isotónicas o por lo menos existen fuentes de agua fresca para mantenernos hidratada.

El estado de las máquinas es importante. Es decir, que las máquinas sean antiguas no quiere decir que en el gimnasio no se pueda entrenar de forma adecuada, no obstante, a lo que me quiero referir es que las poleas o cables no estén rasgados y pueda ser peligrosa la realización de actividad física.

6-Personalidad: Entroncando con el apartado anterior, cuando visitas una sala de musculación enseguida te das cuenta de como es la gente que va a esa sala de musculación. Si nosotros somos una persona extrovertida y que nos gusta ir al gimnasio para hacer vida social, lo ideal es observar si las personas se relacionan entre ellos. Si por contra, somos personas reservadas, habrá que observar si las personas llegan, entrenan y se van. No obstante, este punto es el menos relevante de la lista.

7-Horarios de máxima audiencia: Cuando vayamos a hablar con el monitor de sala, un punto importante a tratar con el monitor para realizar nuestra elección de gimnasio consistirá en saber a que hora la sala se encuentra más o menos llena. Evidentemente si encontramos un gimnasio que nos guste, pero a la hora a la que podemos ir va a estar tremendamente lleno y no vamos a poder entrenar, yo personalmente sería un gimnasio que descartaría. Los picos máximos de asistencia a los centros deportivos suelen ser por la mañana de 12:00 a 14:00 y por las tardes de 20:00 a 22:00. Si no podemos asistir a otras horas que no sean las de máxima audiencia yo depositaría mi confianza en una instalación bastante grande y con gran cantidad de maquinaria.

8-Vestuarios: Otro punto importante, será el vestuario, en el que la higiene será de gran importancia. Pero en mi opinión, lo más importante será que en los vestuarios podramos encontrar taquillas donde dejar nuestras pertenencias que no tengan un recargo adicional. Lo más común son taquillas donde puedas llevar tu propio candado o en su defecto, taquillas donde se pueda introducir una moneda de 1€ que posteriormente sea devuelta.

9-Clases colectivas: Una buena manera de conocer gente en el gimnasio y que cada vez vayamos haciendo del ejercicio una parte indispensable de nuestra vida, es acudir a clases colectivas como GAP, Abdominales, Ciclo IndoorEstas clases deberían de estar incluidas en el precio.

10-Monitores: Lo más importante a la hora de observar si un monitor de sala es bueno, no es observarle y que parezca un culturista de enormes brazos y pectorales sobrehumanos o una mujer fitness de piernas increíbles y abdominales supermarcados. Lo más importante es que sean personas cercanas, extrovertidas, con grandes conocimientos de musculación (no sólo de hipertrofia) y de entrenamiento, que se preocupe de darnos la mejor atención, que nos enseñe como es la correcta ejecución de los ejercicios, que nos corrija si ve que lo hacemos incorrectamente, que nos desarrolle una tabla de ejercicios que nos dé en mano y nos la explique… en definitiva, que se interese y se implique en que lleguemos a conseguir nuestros objetivos. No hay que olvidar que el profesional que nos atiende es el responsable de que entrenemos correctamente y en salud.

Espero que estos consejos os sirvan para seleccionar el gimnasio ideal para vuestras circunstancias personales y que os pongáis en forma para sentiros felices tanto física como mentalmente. Un saludo y nos vemos en la próxima reseña.

Loading...

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Loading...

Pin It on Pinterest