los peligros de la cinta

Cinta de correr VS asfalto. Tú decides.

Para ningún corredor es un secreto, que el asfalto desgasta más rápidamente las articulaciones debido a su dureza. Pero también , sabemos que al 90% de “los corredores de ciudad” no nos queda otra opción para disfrutar de este deporte, que correr por asfalto.  Las cintas de correr o cintas ergométricas pueden ser una alternativa, que ofrece grandes beneficios y un menor impacto que el ejercicio realizado sobre asfalto o cemento, pero quizás no sea oro todo lo que reluce.

Un poco de historia

La primera cinta de correr fue inventada por el Dr. Robert Bruce Wayne en la universidad de Washington alrededor de 1952, y fue diseñada para diagnosticar enfermedades del corazon y de pulmón.

No obstante el primer uso documentado que podemos encontrar sobre las cintas de correr, es su utilización como medio castigo en ciertas cárceles del mundo durante el siglo XIX. Se que suena extraño, pero así es. A muchos de los presos que se les pretendía castigar de manera ejemplar, los ataban a la cinta hasta que quedaban exhaustos.

Fueron las investigaciones del Dr. Kenneth Cooper sobre los beneficios del ejercicio aeróbico realizado en la cinta, que publico en 1968, las que proporcionaron un argumento para apoyar el posterior desarrollo comercial de la cinta de correr.

 Ayuda a tus articulaciones a soportar tu peso, y mejora tu fondo físico

Sobre asfalto la velocidad la marcas tú, son tus articulaciones, en especial tus rodilla,  las que amortiguan el peso de tu cuerpo, cada vez que cambias el ritmo, saltas un pequeño bordillo o aceleras para cruzar por un semáforo. Todo esto puede afectar sobre tus articulaciones, pero también mejora tu fondo físico, dado que ese pequeño sprint , ese pequeño salto, harán siempre que tu forma física mejore un poco más. Quizá a corto plazo no seas consciente de ello, pero a largo plazo lo acabaras notando.

En la cinta de correr todo cambia. En muchas de estas máquinas, hay bajo ellas, un pequeño sistema de amortiguación que facilita muchísimo el continuar corriendo durante más tiempo, porque no nos debemos olvidar, que estas cintas están pensadas para entrenamientos de fondo, y no de velocidad.

Al poder nivelar la velocidad con la que te sientas más cómodo, tus rodillas entrarán como en un estado de inercia y podrás estar mucho mas tiempo corriendo. Pero todo buen corredor sabe que si corres siempre al mismo ritmo, nunca conseguirás restarle unos minutos a tu tiempo final.  Tu cuerpo siempre estará en una buena forma física, por supuesto, pero no crecerás si no eres tú el que cambia continuamente la velocidad o bien el que programa la “ruta” en la propia máquina.

Muchos de nosotros no tenemos la posibilidad de poner una cinta en casa, y acudiremos al gimnasio más cercano a utilizarla, lo cual implicara que deberemos aprender a programarla para crear eso cambios de ritmo que harán que crezcamos fisicamente un poco más, pero no nos engañemos el tener que planificar la ruta puede ser a veces un poco engorroso.

Por el contrario para calcular distancias precisas, lo mejor sigue siendo la cinta dado que es  más fácil medirlas. No hay semáforos, no hay atajos, no hay esquinas, ni un bordillo, ni un bache, ni una pendiente que no hayas elegido, no hay sorpresas, no hay nada que pueda sumarte o restarte metros o tiempos. Es sin duda lo más fiable para hacer series. La velocidad no la marcas tú sino que la marca la máquina, así que no puedes bajar el ritmo sin ser absolutamente consciente de ello dado que tienes que apretar un botón.

Pereza, esa gran conocida por todos

Quizá esta “batalla” sea la cinta la que la tenga ganada, o quizás no.

La calle, y más que nunca en invierno, puede hacerte flaquear, o bien por el frio, la lluvia, o simplemente porque acabas de llegar a casa y no te apetece volver a salir a la calle para acabar empapado.

Lo mejor que tiene la cinta, desde nuestro punto de vista es, que tanto en el gimnasio, en casa, o en el sitio cubierto donde se encuentre, tendremos una temperatura y unas condiciones decentes para correr con gran comodidad y una gran concentración. Hay estudios que demuestran que los corredores, sobre la cinta son capaces de obtener  una concentración de hasta un 75 % más que el corredor de calle. Ni que decir tiene que esto es bastante lógico; no es lo mismo mantenerse estable mientras corres, mirando hacia delante y que nada pase por delante de tus ojos, que recorrerte las calles de tu ciudad recibiendo una ingente cantidad de estímulos que son percibidos por nuestros sentidos

Pero ojo, esto no quiere decir que la cinta sea la panacea del corredor. Son muchos los corredores que año tras año, llegado el invierno deciden meterse bajo techo. Tras algún tiempo entran en un estado de aburrimiento que dejan radicalmente la cinta para no pisarla más o pisarla en momento muy puntuales.  Seguramente esto sea debido a que  el correr sin avanzar no es nada divertido. Correr en un espacio cerrado viendo las mismas mesas, la misma gente, el mismo material de musculación etc, día tras día puede cansarte mentalmente de manera exagerada.

¿La cinta y el gimnasio? Peligrosa combinacion.

Lo cierto es que muchos de nosotros o bien por espacio, o bien por una cuestion monetaria, no podemos ni siquiera plantearnos la posibilidad de tener nuesta propia cinta en casa con lo cual nos veremos obligados, si queremos hacer uso de esta, a bajar al gimnasio.

Pero ser sinceros ¿Cuántos de vosotros no habéis llegado al gimnasio y habéis visto que estaban las dos o tres cintas de correr ocupadas? Uno de los problemas de la cinta en los gimnasios ,y a mi entender el más grave, es que tienen mucha demanda y poca oferta, por eso a las horas puntas se puede hacer interminable la espera hasta que te llegue el turno en caso de que lo tengas.

También puede que llegues al gimnasio y no haya nadie en la cinta, y puedas ponerte a correr tranquilamente. Pero ¿A cuántos de vosotros os ha pasado que a los 20 min de estar corriendo sobre la cinta observas que hay una persona dando vueltas a tu alrededor?, y que no es necesario que pregunte nada, con la propia mirada te lo dice todo.

Siempre os lo decimos, hay que estar comodo y a gusto para practicar un deporte, el deporte que tú quieras. Esta claro que para correr no puedes estar limitado por el tiempo y es una de las esencias de este deporte. Correr, cómo, dónde y cuando quieras.  A cualquier hora, en cualquier lugar, el tiempo que quieras.

Así que desde Uworfit queremos animaros a que elijáis la manera de correr que más os guste y la que mas cómoda os parezca, para seguir practicando deporte de forma sana y saludable.

Recuerda que puedes seguirnos en Facebook y Twitter.

Si este artículo te ha gustado también puede interesarte:

“Empezar a correr: consejos básicos para el nuevo corredor”

“Cómo elegir pulsómetro”

Loading...

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Loading...

Pin It on Pinterest