Correr con nieve

Carrera de montaña: “V vuelta a los jardines de la Granja de San Ildefonso”

Cómo bien dice el refrán : “La cabra tira al monte”; y que razón tiene. Los deportistas en general cada vez están más preocupados por la cantidad de ruido, contaminación y la poca facilidad que hay para encontrar un sitio sin humos y sin ruidos dónde practicar su deporte. Cada  vez es mayor el numero de deportistas que busca en la montaña lo que la ciudad no les puede dar.

De la misma manera que se va notando el aumento del número de carreras populares por la ciudad, también, se empieza a notar el aumento de estas mismas carreras en zonas de montaña . Cada vez son más los corredores populares que, además de seguir corriendo por la ciudad, deciden apuntarse a correr por montaña, donde encuentran ese plus de ejercicio,  aire limpio y esa tranquilidad que no consiguen encontrar en las ciudades, acompañados de un fabuloso paisaje.

¿Dónde comienzan?

Es dificil datar cuál fue la primera carrera de montaña, parece ser que la primera carrera por montaña tuvo lugar hace algunos siglos, concretamente entre los años 1040 y 1064, en  Escocia. Tradicionalmente en Escocia se conocian como “Fell Races” y consistían en subir y bajar un “fell”, es decir la montaña local de la zona, por lo que la destreza del corredor para bajar lo más rápido posible se hacía más que necesaria.

El recorrido no estaba  marcado, y exigia de un componente de navegación e intuición más alto. Tampoco destacaban por ser carreras con un gran componente técnico, al correr sobre hierba, pastos y vegetación, siempre ausentes de piedras. Lo único que podríamos destacar es la habilidad que habia que tener para correr sobre mucho barro, zonas pantanosas y para no estar continuamente resbalando por la hierba mojada.

¿Qué me puedo encontrar carreras de montaña?

En lo referente a las  carreras de montaña no todo es aire puro y bonitos paisajes. Durante una carrera de montaña nos encontraremos con muchos obstáculos. Ramas que sobresalen, arbustos, subidas en las que tendremos que andar porque, las piernas no darán para más, y muchas bajadas en las que deberemos estar atentos de dónde ponemos el pie, para poder frenar en caso de un tropiezo inesperado.

Pero éstas pruebas de montaña tienen un punto de dureza muy importante. Un punto de dureza que tiene que ver con la inestabilidad del terreno y de la pisada del corredor.

Ninguna pisada ya sea en subida o en bajada es similar a la anterior, bien porque pisaste una raiz, o bien porque una piedra se interpuso en tu camino, o ya sea porque está nevando y la capa de nieve recubre toda la superficie, no dejándote ver lo que hay debajo. Esto hará que nuestros tobillos, gemelos, cuádriceps, y gluteos reciban una fuerte carga  que comenzaremos a notar en los primeros kilómetros, y que se acentuarán más al final de la carrera.

¿Cómo afrontar una carrera de montaña?

Si es tu primera carrera de montaña,  recuerda insistir mucho en subir y bajar cuestas largas de manera continuada durante tus entrenos, para que el día de la carrera, esa carga se vea por lo menos un poco mas aliviada, y tus músculos sepan a que están enfrentandose.

El día de la carrera, y más si es tu primera vez, tómatelo con calma. No pretendas salir corriendo a un ritmo alto porque lo único que puedes conseguir es agotarte y para cuando lleguen las más que seguras cuestas, estarás agotado. Búscate un ritmo moderado y no te fíes mucho del ritmo del pelotón. Siéntete a gusto con el ritmo que llevas, y cuando llegue la primera cuesta si ves que necesitas parar no tengas ningún miedo a hacerlo. Este tipo de carreras tiene muchas sorpresas de por medio e invertir mucha energía durante los primeros kilómetros puede hacernos desistir.

En las cuestas, cuando sean de subida y muy pronunciadas, acorta el paso, e intenta no levantar en exceso los pies del suelo. Intenta que tu vista siempre mire al frente, y si ves que tu espalda se resiente, apoya tus manos en las rodillas, notarás un gran alivio. En las bajadas el paso también será corto y firme, asegurándonos siempre de mirar un poco adelante para prever el siguiente paso.

Tanto en las subidas y en las bajadas, si es necesario agarrarse a unas rama, un arbol o una raiz que sobresalga, no dudes en hacerlo antes de sufrir una caida aparatosa.

Lo habitual no es correr por montaña si no por ciudad, porque es lo mas accesible para todos. Pues bien busca caminos, senderos o pequeños tramos de tierra donde poder entrenar.

Preparar bien tu ropa pude ser un gran punto a tu favor.

Dependerá de la época la eleccion de la ropa. Para el verano con un pantalón de “running” y una camiseta tecnica, serán mas que suficientes. Pero si sospechas que en las partes alta puede correr el viento, no dudes en llevar una camiseta termica o un cortavientos.

En invierno, en la montaña, el ir bien abrigado puede ser muy agradable y hasta cierto punto muy incomodo a la hora de correr. No es necesario cubrirse con cuatro prendas de ropa, dado que cuánta más ropa lleves más sudaras y menos movilidad tendrás. Nuestro consejo es que uses unos guantes, una camiseta térmica y un buen cortavientos acompañados de unas buenas mayas.

Una vez que termines la carrera estira bien y cámbiate rápido porque el sudor a cero grados, se vuelve frio  y podemos coger un buen resfriado.

Crónica con vídeo.

Este pasado 19 de Enero tuvímos la ocasión de participar en la “V vuelta a los jardines de la Granja de San Ildefonso” en Segovia. Es una de las primeras carreras que dan la bienvenida al año nuevo y quisimos estar allí.

No os voy a mentir, cuando llegamos y vimos que las zapatillas se hundían un poco en la nieve, nos miramos, y creo que a los tres que allí estábamos nos recorrió un escalofrió por la espalda, contábamos con algo de nieve, pero no con tanta. Se nos paso el susto al ver que el resto de los participantes se encontraban también con cierta sorpresa y al comenzar, el buen rollo se contagió de todos y cada uno de los que allí nos encontrábamos  y se paso el frio y el susto. Durante la prueba comprobamos el  maravilloso paisaje y las fabulosas cuestas, que antes os comentaba.  Al finalizar los 7 kms nos sentíamos genial, tanto por haber participado cómo por haber disfrutado de una mañana de domingo muy entretenida. Y cómo buena carrera popular de montaña  el avituallamiento, no defraudó. Caldo caliente, queso, chorizo y un sin fin de manjares, que después de muchos resbalones, mucho sudor, y algún pequeño golpe, nos teníamos merecidos.

 Aquí os dejo el vídeo que realizamos mientras corríamos, para que os hagaís un idea del ambiente  y os animéis para el año que viene.

Recuerda que nos puedes seguir en nuestra página de Facebook: Facebook Uworkfit.

Loading...

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Loading...

Pin It on Pinterest